•   LAS MANOS, NICARAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

Un fusil de guerra con mira telescópica con más de 500 cartuchos encontró la Policía antidrogas en unas caletas de un camión hondureño, el que ya estaba subastando la Dirección General de Aduanas, por haber entrado ilegal al territorio nacional, por un “paso ciego” desde el país vecino.

El vehículo de carga, marca Izuzu, blanco, con placas hondureñas, AAA 7810, había sido entregado a la Dirección General de Aduanas por el Ejército de Nicaragua, después que fuera detenido por una patrulla en horas de la noche del 29 de junio pasado, en el sector de Casa de Ladrillos, jurisdicción de Jalapa.

Una inspección ocular más exhaustiva de la Policía detectó caletas debajo de su camastro metálico, adecuado para la transportación de ganado.

En un principio se sospechó de la existencia de dinero en efectivo producto de la narcoactividad, pero, al final, las caletas sólo ocultaban un fusil sin marca, tres cargadores con 30 tiros, y 10 cajas con 50 cartuchos cada uno.

Querían recomprarlo

El comisionado David Jarquín, segundo jefe policial en Nueva Segovia, dijo que presumen que el arma de guerra se trata de un AR-15, que es de uso de las Fuerzas Armadas de Honduras.

El camión, según la documentación en poder de Aduanas, pertenece al ciudadano hondureño José Cipria Canales Ortiz, con cédula de identidad número 0613-1953-00064, y al momento de ser apresado por soldados nicaragüenses, era conducido por Rafael Antonio Tróchez Teruel, con identidad número 0501-1976-08283.

Se conoció que los hondureños emprendían gestiones para recomprar el camión en la subasta, lo que indica que pretendían hacerlo para evitar el descubrimiento del delito de tráfico ilícito de armas.

Jarquín dijo que continuarán la investigación para determinar qué uso le daban a las caletas, ya que éstas tenían unos estribos con mecates como un mecanismo para introducir y extraer objetos ilícitos.