Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

“Mejor educación, menos trabajo y más seguridad en los mercados y escuelas”, fue lo que pidieron más de nueve mil niños trabajadores, de acuerdo con resultados de un estudio presentado en un foro auspiciado por el Instituto de Promoción Humana, Inprhu. Esta organización realizó un censo en 26 escuelas de la capital, el cual arrojó que de cien niños matriculados, 17 trabajan, de los cuales el 52% son varones, y el 48% mujeres.

Las escuelas seleccionadas en este estudio están inmersas en los mercados de Managua, y en el barrio Las Torres en el Distrito IV de la capital, explicó el coordinador de proyectos del Inprhu, Jorge Lizano.

El estudio reveló que los niños menores de seis años no ingresan a la educación inicial, y los mayores tienden a desertar de la primaria en la medida en que fracasan, o los promueven al siguiente nivel educativo con deficiencias académicas.

“De los diez a los trece años cursan entre tercero y sexto grado, cuando deberían estar cursando el segundo año de secundaria. Los que se encuentran en el rango de 14 años están en quinto y sexto de primaria acelerada, cuando deberían cursar tercer año, o haber concluido el bachillerato”, señala la investigación del Inprhu.

Explotación laboral

Más de la mitad de niños censados dedica de cuatro a cinco horas al trabajo, sin descansar un día en la semana. Más de la cuarta parte trabaja de cinco a siete horas, y la tercera parte, de dos a cuatro días.

“Una alta proporción de estos niños inició su actividad laboral entre los seis y ocho años, época en que coinciden con el inició de vida académica”, indicó Lizano. Agregó que menos de la mitad reciben dinero y bienes por la actividad que realizan, pero la gran mayoría es explotada pues no reciben nada a cambio.

Fracaso escolar

Además, dijo que estos niños tienden a sufrir por el fracaso escolar, el cual lo justifican por el cansancio, dificultad en las clases, y aburrimiento, y esto está relacionado con las horas que trabajan, dijo el coordinador de proyectos del Inprhu.

La repitencia escolar afecta a la tercera parte de los niños trabajadores, y las clases con mayor dificultad son Español, Matemáticas y Ciencias Naturales. “La primera asignatura está vinculada al desarrollo cognitivo, del lenguaje, de la escritura, a la destreza en la motricidad fina y gruesa. La segunda, al razonamiento abstracto, lógico y operativo.”

“No es casual que éstas sean las materias de mayor dificultad, si relacionamos que las bases para instalar las mismas están vinculadas a una estimulación temprana que probablemente no reciben en su familia, su ingreso al preescolar y el primer grado”, explicó Lizano.

No es una obligación

Otro de los resultados de la investigación es que los niños trabajadores de los mercados no ven la labor que ellos realizan como una obligación, sino como un apoyo a sus padres. Sin embargo, consideran que el Estado debe brindar mayor seguridad en las escuelas y mejores condiciones laborales en sus puestos de trabajo.

“Los niños también demandaron mayor seguridad en las escuelas y mercados, ya que son asaltados, y en algunos casos violentados por grupos delincuenciales. Asimismo, piden mejor infraestructura escolar, más pupitres y mejores bibliotecas”, explicó el coordinador del proyectos del Inprhu.

Además, en las 26 escuelas se está aplicando un programa de prevención de violencia, y respeto de parte de los empleadores y maestros, a los estudiantes trabajadores.

“Los niños y adolescentes han trabajado durante cinco meses para organizar un manual de funcionamiento escolar, el cual será entregado al Ministerio de Educación, a fin de que conozcan sus propuestas y demandas”, afirmó Lizano.

Esta investigación fue dada a conocer a los directores de escuelas, así como a funcionarios del Mined, de la Policía y de la Corporación Municipal de Mercados de Managua, Commema.