Matilde Córdoba
  •  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega no se refirió ayer a las consecuencias que en la producción nacional está ocasionando el fenómeno climático El Niño, que amenaza con provocar una grave crisis alimentaria, y sólo anunció la creación de un programa estatal para la compra de frijoles.

“De repente empezamos a hablar de sequía y nos olvidamos que tuvimos un buen período en la cosecha de primera”, expresó Ortega durante el acto de entrega de un mil 500 títulos de propiedad en Matagalpa.

Según expresó el mandatario, la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos (Enabás) está elaborando un proyecto para comprar frijoles a los productores, con el propósito de evitar que el precio caiga.

“Me están preparando una propuesta, porque no se trata simplemente de comprar frijoles por comprar frijoles. Estamos trabajando para que el productor reciba el precio justo. Esto es comercio justo, no libre mercado”, dijo Ortega.

En declaraciones a un medio de comunicación nacional, alcaldes del occidente y el mismo viceministro del Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor), Benjamín Dixon, expresaron su preocupación porque debido a la sequía no hay condiciones para sembrar.

Cuando se refirió a la sequía que está haciendo estragos en el país, dijo dirigiéndose a los campesinos presentes: “Ustedes ya tenían varias semanas sin que lloviese. (Pero) para alegría de ustedes, los campesinos, ya empezó a llover”.

“Cualquier país en el mundo donde se desarrolla la actividad agrícola, ganadera, ese país tiene que estar dependiente de la madre naturaleza, dependemos de los bosques, si hay menos bosques tendremos más problemas, ¿y quién controla a la naturaleza? Sólo Dios, nosotros tenemos que hacer: ‘San Isidro labrador, quitá el sol y poné el agua’”, expresó.

Finalmente, el mandatario envió un mensaje a los campesinos hondureños de parte de los nacionales, y a los que recibieron su título de propiedad les hizo un juramento.