•   TEGUCIGALPA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, llamó a sus seguidores a concentrarse hoy en "una ofensiva final", al tiempo que el gobierno de facto expulsó del país a funcionarios de la Organización de Estados Americanos (OEA), y advirtió a Brasil con "medidas" en el marco del derecho internacional.

Campesinos de diferentes zonas de Honduras empezaron ayer a dirigirse hacia Tegucigalpa para estar hoy en una gran manifestación de respaldo a Zelaya, informó el sacerdote Andrés Tamayo, activista del movimiento.

"Se ha hecho la convocatoria a nivel nacional, para que los campesinos y otros sectores se concentren en Tegucigalpa, y ya habían comenzado a salir algunos, para hacer más masivas las manifestaciones" en Tegucigalpa, dijo anoche el religioso a la AFP, en entrevista telefónica desde el interior de la embajada de Brasil.

Tamayo, junto a unas 60 personas, acompaña a Zelaya en la Embajada de Brasil desde el pasado lunes, cuando el presidente derrocado regresó secretamente al país y se refugió en esa sede diplomática.

"Los campesinos se están moviendo individualmente (por transporte colectivo), porque si vienen en grupos o en un solo vehículo, son capturados en las carreteras por los retenes de la Policía y del Ejército", explicó.

Hoy se cumplen tres meses del golpe de Estado que sacó a Zelaya del poder y que instaló un régimen de facto encabezado por Roberto Micheletti.

Ultimátum a Brasil

El gobierno de facto, que acusó a Zelaya de usar la embajada brasileña para "generar violencia", instó a Brasil a definir en un plazo no mayor de diez días el estatus concedido al mandatario derrocado.

De lo contrario, advirtió que adoptará medidas en el marco del derecho internacional. La Cancillería reiteró, no obstante, su compromiso de respetar la integridad de la delegación diplomática brasileña.

Pero Brasil respondió ayer que sólo negociaría con el gobierno de facto de Honduras si la ONU se lo pide, dijo el presidente Luiz Inácio Lula Da Silva, al rechazar cualquier "ultimátum de los golpistas".

"El gobierno brasileño no acata ultimátum de golpistas ni reconoce como gobierno interino (a estos) usurpadores del poder. Quien tiene que negociar es la OEA, la ONU, que ya tomaron sus decisiones", dijo Lula en rueda de prensa, tras participar en la II cumbre ASA en isla Margarita (norte de Venezuela).

Por su parte, el canciller del gobierno de facto, Carlos López Contreras, reiteró anoche que "si en diez días no se ha definido el estatus de Manuel Zelaya, la sede perderá su condición diplomática, pero por cortesía no se está planteando invadir el local".

Esperanzas de diálogo se disipan

Las esperanzas de reanudar el diálogo se disiparon aún más ayer, luego que las autoridades impidieran el ingreso al país de cinco funcionarios de la OEA, a quienes detuvieron durante seis horas en el aeropuerto y posteriormente expulsaron del país.

"Llegamos acá en una misión enviados por el secretario general de la OEA, pero en el aeropuerto fuimos detenidos", declaró a la AFP el único miembro del equipo que permaneció en Honduras, el chileno John Biehl, consejero del jefe del organismo, José Miguel Insulza.

La OEA había anunciado el envío de una misión preparatoria para efectuar una mediación que buscaría poner fin a la crisis política que opone al gobierno de facto de Roberto Micheletti y al presidente depuesto Manuel Zelaya.

Poco antes, una fuente diplomática informó que las autoridades hondureñas habían impedido el ingreso al país a dos funcionarios de la OEA y a dos funcionarios de la Embajada de España en Honduras.

La decisión ocurre después de que el gobierno de facto tomara medidas contra diplomáticos de Argentina, España, México y Venezuela, a los que se les prohíbe el ingreso al país hasta que no se inicien nuevas negociaciones para restablecer las relaciones diplomáticos con esos países.

"En el caso de aquellos países que unilateralmente decidieron romper sus relaciones diplomáticas con Honduras (...), se hace saber que el gobierno no recibirá a los agentes diplomáticos de tales países", dice el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno de facto.

"Salvo que sus respectivos gobiernos procedan a negociar con la Cancillería de la República el restablecimiento de las mismas", añadió.