•  |
  •  |
  • END

“Previo a cualquier reforma tributaria, es necesario restablecer el financiamiento del grupo de apoyo presupuestario, incorporando además la cooperación venezolana, la que hasta el momento se ha manejado de forma privada, poco transparente y discrecional”, recomendó el economista José Luis Medal, mientras el ministro de Hacienda, Alberto Guevara, dijo que analizan si en vez de reformar, mejor cambian totalmente la Ley de Equidad Fiscal.

Asimismo, añadió que la propuesta del gobierno tiene un carácter recesivo, pro cíclico y confiscatorio para los micro y medianos negocios, pues tienen pequeños márgenes de ventas, por eso debe ser rechazada, indicó el economista.

“Ante una situación recesiva se plantea aumentar el gasto público y disminuir los impuestos, pero si observamos que en Nicaragua se hace lo contrario, están aumentando la carga impositiva y disminuyendo el gasto público. Para aplicar una política no recesiva se requiere tener reservas internacionales, lo cual implicaría un arreglo con el Grupo de Apoyo Presupuestario, a fin de restablecer el financiamiento”, recalcó Medal.

Cooperación poco transparente

Para esto --explicó el especialista-- se tendría que incluir el apoyo de la cooperación venezolana en el Presupuesto. Sin embargo, señaló que esto no se ha logrado, pese a que es un acuerdo de Estado a Estado, y que por eso debería incorporarse al menos en el componente de cooperación.

“Por otro lado, debemos recordar que el Grupo de Apoyo Presupuestario no puso al menos 50 millones de dólares, que si hubiesen entrado al Presupuesto, se hubiera disminuido la brecha fiscal”, señaló Medal.

Indicó que la cooperación venezolana ascendió a más de 450 millones de dólares en 2008 --cifra que se espera sea menor este año por el precio del petróleo--, pero termina ingresando al país de manera “privada, poco transparente y discrecional.”

Otro de los errores de esta nueva propuesta de Reforma Tributaria es que ignora por razones políticas las medidas alternativas de cerrar la brecha fiscal señalada antes, sostuvo el economista.

Afecta a sectores medios

Medal dijo que el proyecto de Reforma Fiscal afectará gravemente a la clase media del país, ya que según estudios realizados por él, la persona que gane 300 mil córdobas al año --equivalente a 14,627 dólares anuales--, pagaría al año 1,828 dólares de Impuesto sobre la Renta, IR.

“Con el mismo ingreso, en Estados Unidos pagaría 528 dólares al año, y en Costa Rica, 250 dólares”, subrayó.

“En el caso de ingresos altos, el que gane 500 mil córdobas al año (24,365 dólares), pagaría 4,266 dólares anuales, en Estados Unidos serían 1,838 dólares y en Costa Rica 1,549 dólares. Esto no incluye deducciones por gastos médicos o de educación”, detalló el especialista.

Aseguró que esto también afectará a los asalariados del sector formal, ya que la propuesta del gobierno es elevar la exención de 50 mil córdobas a 75 mil, lo cual sería una victoria pírrica, debido a que en los últimos dos años y ocho meses, menos trabajadores pueden pagar IR.

El economista hizo mención de que en córdobas constantes, 50 mil córdobas de 1997 equivalen a más de cien mil córdobas de hoy, por lo que ni que se eleve a 100 mil córdobas la exención al trabajador, se compensaría el efecto de la inflación a los trabajadores.

Exoneraciones y exportaciones

En cuanto a las exoneraciones especiales --en el caso específico de las Zonas Francas--, recomendó que se mantenga este tratamiento especial mientras lo permitan las reglas de la Organización Mundial del Comercio, exceptuando la aplicación de la renta mundial.

Además, dijo que estas reformas fiscales son anti exportadoras, pues eliminan el reintegro del 1.5 por ciento para las exportaciones y no aplican debidamente el principio de que los impuestos no se exportan. Debido al gravísimo déficit comercial, lo que cabría es reforzar el régimen pro exportador.

Medal agregó que al eliminar la cuota fija y al no dar un tratamiento adecuado al sector informal, corresponde establecer una tasa menor de IR para las actividades de las pequeñas empresas y las actividades económicas de las personas físicas.

“El meter en el mismo bolsón de una tasa uniforme del IR a las grandes empresas y pequeñas unidades económicas sería un error, pues fomentaría la informalidad. La tasa máxima del IR para las pequeñas unidades económicas no debería de pasar del 15 por ciento”, propuso el economista.

Concluyó que si existiese una verdadera concertación nacional, sería posible una reforma tributaria basada en los principios de equidad, generalidad y neutralidad de los tributos, que refuerce también los incentivos pro exportadores y contribuya a la reactivación económica del país.

Podrían hacer nueva ley

El ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, aseguró ayer que el gobierno “está cruzando” la propuesta del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y demás gremios consultados, con el planteamiento del gobierno.

“Estamos trabajando en cruzar todo eso. Nada está escrito en piedra, estamos cruzando para tener la propuesta de la nación”, dijo Guevara.

Según el ministro, aún no saben si lo que harán es una reforma tributaria o cambiarán totalmente la Ley de Equidad Fiscal.