•   TEGUCIGALPA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, declaró ayer lunes que está dispuesto a “derogar” el decreto que restringió las garantías constitucionales que él dictó el domingo, para no afectar el desarrollo del proceso electoral.

Micheletti dijo que debido a que la decisión de dictar el decreto fue tomada por el Consejo de Ministros, los convocará a ellos para dar marcha atrás y revocar el estado de excepción.

“Son ellos con este servidor los que lo vamos a derogar, si es necesario”, el decreto que restringió varios derechos constitucionales por 45 días, expresó Micheletti en conferencia de prensa.

El anuncio lo hizo tras reunirse con el presidente del Congreso, Alfredo Saavedra, y con un grupo de diputados que lo visitaron para pedirle que derogara las medidas, a fin de no afectar las elecciones convocadas para el 29 de noviembre.

Dijo que también consultará a la Corte Suprema, al Tribunal Supremo de Elecciones y a todos sus consejeros, “que nos puedan dar la orientación para darle tranquilidad y paz a nuestro país”.

Sobre el cierre de una radioemisora y de un canal de televisión opositores al régimen de facto, Micheletti dijo que “la libertad de expresión debe enmarcase dentro de la ley”, y que estos medios no estaban cumpliendo con ese precepto.

OEA sin consenso

Mientras tanto, desde Washington se reportó que el Consejo Permanente de OEA no logró anoche un consenso entre sus 33 miembros para efectuar una declaración sobre Honduras tras más de 10 horas de debate, constató la AFP.

En tanto, el gobernante de facto reiteró declaraciones de su canciller, Carlos López, en el sentido de que respetará la inmunidad de la embajada brasileña, donde se encuentra refugiado el depuesto presidente Manuel Zelaya, pese al ultimátum dado por su régimen a Brasilia.

El domingo, el canciller de Micheletti dijo que si Brasil no define la situación de Zelaya, la sede brasileña perderá su estatuto diplomático en el plazo de diez días.

El Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, “no tiene que preocuparse, porque la Policía de Honduras jamás violará los dominios” de la embajada brasileña, dijo Micheletti.

“Sólo fue advertencia”

“Solamente es una advertencia porque creemos que es injusto que por primera vez en la historia se dé que un hombre que ha pedido albergue, abrigo o asilo salga a los ventanales o a los balcones a incentivar a la violencia”, señaló.

“Eso es lo que a nosotros nos tiene sumamente preocupados, pero quiero enviarle a Lula da Silva un fuerte abrazo con el cariño y el respeto que siempre les tenemos a todos los países del mundo”, dijo Micheletti.

Retorno de Zelaya “irresponsable e idiota”, dice EU

En tanto, desde Washington, el representante alterno de Estados Unidos ante la OEA, Lewis Amselem, declaró que retorno del presidente hondureño Manuel Zelaya a su país fue “irresponsable e idiota”.

“ El retorno del presidente Zelaya a Honduras es irresponsable e idiota y no sirve ni a los intereses de su pueblo ni a aquellos que buscan el reestablecimiento pacífico del orden democrático en Honduras”, dijo Amselem durante una reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA.

Los 33 países de la OEA se reunieron de forma urgente para analizar la situación tras la declaración del estado de sitio en el país centroamericano, y para condenar la expulsión de cuatro de sus altos funcionarios, que no fueron aceptados a su llegada al aeropuerto de Tegicugalpa.

Ese rechazo a la comisión de diplomáticos “constituye un insulto a la comunidad internacional y a esta organización”, dijo Amselem.

Luego entró a la carga con dureza contra el presidente refugiado en la embajada brasileña junto a su esposa y decenas de sus simpatizantes.

Dice cómo deben protestar

“Debería ejercer liderazgo y pedir a sus seguidores que expresen sus puntos de vista pacíficamente”, dijo Amselem.

Zelaya y el régimen de facto, deben entender que su pueblo “está sufriendo”, añadió.

El presidente derrocado y refugiado desde hace una semana en condiciones precarias en la embajada brasileña en Tegucigalpa, “debería cesar de actuar como si estuviera en una vieja película de Woody Allen”, llegó a espetar el diplomático estadounidense.

“Los que facilitaron el retorno del presidente Zelaya tienen una especial responsabilidad para prevenir la violencia y (buscar) el bienestar del pueblo hondureño”, advirtió luego, sin dar más detalles.

Por su parte, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, tampoco quiso pronunciarse en rueda de prensa sobre esas declaraciones del representante de Estados Unidos.

Insulza: “Es una oportunidad”

“Yo lo que conozco es lo que dijo la secretaria de Estado: que (el regreso de Zelaya) puede provocar tensiones, pero que también es una oportunidad”, explicó Insulza durante una pausa del Consejo Permanente.

Insulza señaló en todo caso que con un estado de sitio declarado para 45 días, la celebración de elecciones generales en Honduras, previstas el 29 de noviembre, no es posible.

Fuerte crítica del presidente del Senado de Brasil

Mientras, en Brasilia, el presidente del Senado brasileño, José Sarney, criticó el uso político de la embajada de Brasil en Honduras, que desde hace una semana acoge al presidente depuesto de ese país, Manuel Zelaya.

Sarney criticó lo que consideró una “exageración en la ocupación de la embajada, transformándola en un comité político” por parte de los seguidores de Zelaya, quien regresó hace una semana a Honduras y se refugió en esa legación diplomática.

“Ese abuso no es bueno ni para Zelaya ni para Brasil”, añadió en declaraciones a la prensa.

Aliado del mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, Sarney aludió a las reglas internacionales de respeto “a la soberanía de los países y la no intervención”.

En la Cámara de Diputados brasileña, seis diputados esperan aprobación del plenario para viajar a Honduras, donde pretenden evaluar la situación de la representación brasileña, cercada por las autoridades de facto hondureñas.

“No hay fecha definida para el viaje, está pendiente de aprobación del plenario de la Cámara”, dijo a la AFP una portavoz de la Comisión de Exteriores.