•  |
  •  |
  • END

Malos manejos técnicos y anomalías por omisión y negligencia en el cuido de algunas de las plantas generadoras de energía, vendidas por Corea y manejadas por Albanisa, podrían poner en riesgo la garantía de fábrica y afectar la generación de energía en Nicaragua, de acuerdo con una denuncia e informe de daños en las plantas “Che Guevara”, a los que EL NUEVO DIARIO tuvo acceso.

Un informe del ingeniero químico Francisco Javier Berríos Noguera, ex jefe de laboratorios de las plantas “Che Guevara II”, ubicadas en Masaya, denunció al menos 13 fallas ocurridas en lo que va del año en dichos equipos de generación de energía, aparentemente por malos manejos técnicos en el uso y cuido de los equipos de origen coreano.

El informe, enviado de forma urgente al gerente de producción de generación eléctrica de Alabanisa, Manuel Almendárez, con fecha del 30 de junio de 2009, detalla evidencias de 13 fallas y daños a los equipos por impericia de los técnicos de esa planta, cuya producción de energía es de 60 megawatts.

De acuerdo con el citado informe, el primer problema se dio el 1 de abril, cuando después de las 6:00 de la tarde el personal de turno manipuló de forma indebida el cerebro electrónico del panel de mando de la bomba de un pozo, por lo que ésta resultó fuera de servicio.

“Esto provocó que no se encendieran las bombas y no se llenasen los tanques de agua que alimentan las plantas purificadoras, por lo que tuvieron que improvisar con llenado de agua artesanal”, reza el informe.

El documento advierte que por esos malos manejos el país podría perder la garantía de fábrica de las empresas coreanas, y que eso generaría perjuicios económicos, pues cualquier desperfecto correría por cuenta del Estado a través de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL).

Las plantas Hyundai, procedentes de Corea, llegaron al país con una garantía por defectos y daños de uso corriente, pero no por daños por malas manipulaciones y descuidos del personal. Estas plantas, que en un inicio se decía que eran donadas, cuestan cerca de 60 millones de dólares, y forman parte de los más de 400 millones de dólares, que el país pagará a Albanisa en un plazo de 15 años, por los electrógenos y los costos de potencia.

Según Berríos Noguera, en su documento a Almendárez, producto de los malos manejos de los técnicos de Albanisa, se han afectado los cerebros electrónicos de las bombas, plantas de tratamiento y accesorios de tuberías y filtros, se han presentado problemas con las calderas, roturas de tanques y pérdida de presión, roturas de tuberías de aguas, daños a una turbina y constantes derrames de fuel oil.

Estas plantas, que fueron adquiridas por el Estado de Nicaragua y entregadas a ENEL, fueron fusionadas con todo y personal técnico a Albanisa el 15 de marzo de 2009, bajo la dirección del titular de ENEL, Ernesto Martínez Tiffer.

Berríos insistió en señalamientos y lo despidieron

Ante los detalles del informe y la insistencia de Berríos, la dirección de Albanisa decidió abrir una investigación técnica interinstitucional con apoyo de los técnicos de ENEL y con colaboración de la Policía Nacional, no sin antes “trasladar temporalmente” de Masaya a Nagarote al denunciante de los daños.

Así se inició una investigación policial sobre la sospecha de “sabotaje por omisión”. Mientras se realizaban las investigaciones, el ingeniero Berríos Noguera fue despedido por órdenes de Marcos Corea, Gerente de las plantas “Che Guevara” de oriente, el 22 de julio.

EL NUEVO DIARIO contactó a Corea, y éste dijo que cualquier información se buscara en las oficinas centrales de Albanisa, donde no dan cuenta de nada a los medios de comunicación. Aunque Corea manifestó conocer a Berríos Noguera, evitó pronunciarse sobre las causas del despido.

La investigación policial, a cargo del capitán Félix Martínez, a quien se trató de ubicar sin éxito, determinó junto a peritos ingenieros que, efectivamente, existían 11 de los 13 daños reportados en el informe a Almendárez.

En respuesta al informe y al despido injustificado del denunciante, el Consejo de Liderazgo Sandinista “Comandante Camilo Ortega”, le envió una carta a Francisco López, Vicepresidente de Albanisa, para apoyar a Berríos y solicitar su reintegro, firmada por 26 miembros del sindicato.

EL NUEVO DIARIO contactó a Marlon Centeno, jefe del Consejo de Liderazgo que apoyó la reintegración de Berríos Noguera, pero éste no dio ningún tipo de declaraciones sobre las causas del hecho y sobre las denuncias de los malos manejos. “No tengo nada que comentar”, señaló.

Jefe de Alba Seguridad pidió reintegro, pero nada

Una carta del 12 de agosto de 2009, firmada por Tomás Maldonado Pérez, jefe de ALBA-SSF (Sistema de Seguridad Física, una de las Albitas del Grupo Alba), y dirigida a Francisco López, demuestra cómo se pide el reintegro del despedido luego de confirmarse los daños denunciados y confirmados en 11 de las 13 denuncias.

“La situación que me hace solicitar el apoyo de su autoridad es para hacer posible el reintegro del ingeniero químico Francisco Berríos Noguera, el cual se dio a la tarea de hacer denuncias de las anomalías ocurridas por diferentes formas y causas en el plantel de generación Che Guevara II y que se pusieron en conocimiento de la Policía Nacional, para que éstas fuesen verificadas o comprobadas, y que como resultado éstos confirmaron que de la denuncia de 13 daños a la planta de generación, 11 fueron confirmados como una realidad, esto usted lo puede confirmar con el capitán Félix Martínez de la Policía Nacional”, indicó Maldonado en su misiva.

Pese a que Berríos Noguera no cometió los daños que sí denunció, fue despedido, aun cuando cumplía con las cláusulas de deberes laborales en Albanisa.

Una de las puntos de los contratos de trabajo del personal de Albanisa especificada en la cláusula quinta, establece dentro de las obligaciones del trabajador, “que cualquier infracción a sus obligaciones que de manera negligente o dolosa, provoque daños a los bienes o instrumentos de trabajo, traerá como consecuencia la obligación del pago o restitución de los mismos por el trabajado”.

Ingeniero Francisco Javier Berríos Noguera: “En Albanisa se creen intocables”
EL NUEVO DIARIO logró contactar al autor del informe sobre los daños a las plantas “Che Guevara”, ingeniero químico Francisco Javier Berríos Noguera, quien finalmente accedió a hablar sobre el documento y las causas de su despido.

“Para mí se trató de una revancha, de intolerancia, porque nosotros fuimos capacitados por el personal de ENEL con el fin de operar las plantas “Che Guevara” de Masaya, y cuando se dio la transición de ENEL a Albanisa, se empezaron a dar una serie de irregularidades, con el personal nuevo que llegó”, dijo.

“Hice los señalamiento porque estoy en contra de que las cosas malas se tapen, lo ideal es que las deficiencias las veamos, lo digamos y lo superemos, pero no taparlo, porque no es eso lo que nos inculcaron”, manifestó.

Explicó que de acuerdo con la capacitación que tuvo como los operadores de los electrógenos en Cuba, fue señalando las deficiencias operativas del manejo de las plantas, y siempre dijo que estaban regidas por una garantía que el fabricante dio, en este caso Corea, y que los cubanos eran los garantes de que se manejaran adecuadamente, pero Albanisa no dejó que así fuera.

“Esto significa que la garantía que dieron los coreanos se ha perdido, porque el manejo adecuado de las plantas era una de las condiciones fundamentales para eso, y se ignoró, y tomando en cuenta el costo de las plantas, pues la garantía es alta, se trata de 24 motores”, reiteró.

“Los señalamientos fueron ratificados por la Policía, y los responsable directos del mal manejo están en Albanisa y yo estoy afuera”, se quejó Berríos, quien dijo que confirmar su denuncia no lo hace menos sandinista de lo que ha sido toda su vida.

Explicó que de acuerdo con el entrenamiento que le dieron, las plantas tienen una vida útil de 10 a 15 años “pero manejándolas mal, durarán muy poco”.

Según el denunciante, les escribió de su puño y letra cartas al presidente Daniel Ortega, y al ingeniero Francisco López, Vicepresidente de Albanisa, “pero no ha habido respuesta, y estoy en el aire y con serios problemas, con dos hijos que mantener y que educar”, señaló.