•  |
  •  |
  • END

Jinotega

Curiosamente, lo que se había anunciado como entrega de medalla “Cincuenta Aniversario” en reconocimiento al periodista de EL NUEVO DIARIO, Juan Ramón Huerta, escritor de la obra “El Benjamín de la Esmeralda”, que ahonda en la recopilación histórica de los 50 años del Instituto “Benjamín Zeledón”, de Jinotega, a última hora se convirtió en la entrega de un simple diploma.

Sin embargo, lo anterior no desmerece el trabajo de Huerta, quien se ha ganado el reconocimiento de personalidades jinoteganas, tal es el caso del profesor Henry Chavarría, uno de los fundadores del Instituto, que lo apoyó para ilustrar el libro, y que considera al también editor de la sección política de este medio como un aportador a la cultura y desarrollo de su pueblo natal Jinotega.

La ceremonia, en el Estadio “Moisés Palacios Escorcia”, de esta ciudad, enmarcada en la conmemoración a los 130 años del natalicio y 97 años de la muerte del general Benjamín Zeledón, que se conmemoró ayer domingo, 4 de octubre, y fue presidida por el ministro de Educación, Miguel De Castilla, a quien Juan Ramón, le hizo entrega de la obra.

En Managua la presentación del libro no se pudo realizar a mediados de la semana pasada, por la negativa del presidente de la Unión de Periodistas de Nicaragua, UPN, Roberto Larios, de prestar la Casa del Periodista “Álvaro Montoya”, aduciendo que el autor de la obra es crítico del gobierno.

Jinoteganos como Telémaco Talavera, quien también fue uno de los galardonados durante el acto, lamentó lo sucedido al reconocer la labor profesional del periodista Huerta, que en tiempo récord de cinco meses escribió la obra con la historia de este prestigioso instituto, del cual ambos fueron ex alumnos.

Falta de tolerancia no contribuye

A juicio de Talavera, en Nicaragua debe prevalecer la tolerancia y la diversidad, más cuando se trata de una obra que recoge únicamente una historia, por lo que sugirió sumar esfuerzos para enfrentar la crisis que actualmente vive el país, y combatir los únicos enemigos que hay que considerar: la pobreza, el atraso y la marginación, siempre en un marco de tolerancia para poder avanzar.

En tanto, Juan Ramón, respecto a la entrega sorpresiva de un diploma y no de la medalla “50 Aniversario”, con serenidad no dio importancia al hecho, porque, a su juicio, lo importante es aportar a la historia de este país, especialmente a la de la ciudad que lo vio nacer, Jinotega.

“No somos adversarios del gobierno…”

“Esto no desmerece mi trabajo, y contrario a lo que ocurrió en Managua, lo importante es cómo los jinoteganos han respondido, porque la falta de tolerancia no abona en nada al país, más bien afecta al periodismo, y aquí lo hemos demostrado ante la presencia de las autoridades del gobierno, porque no somos adversarios del gobierno, sino que críticos del gobierno, y el periodismo no puede verse como un partido político sino como profesionales”, dijo Huerta.

Lamentó la falta de tolerancia, por eso hizo un llamado a los nicaragüenses a ser tolerantes, a ser ecuánimes, y respetuosos de las ideas de los demás.