•  |
  •  |
  • END

El ex presidente de Costa Rica, Rafael Ángel Calderón Fournier, hizo historia en el sistema judicial de su país al resultar culpable de dos delitos: peculado en modo continuado y penalidad del corruptor, en perjuicio del la Caja del Seguro Social, por ello se le condenó a cinco años de prisión, además, por ese mismo período no podrá ejercer cargo público.

El escándalo conocido como Caja-Fichel, salió a luz en 2004, cuando se denunció que Calderón junto a otras siete personas que fueron imputadas en el proceso (sólo Olman Valverde resultó exonerado), habrían hecho todo un plan para obtener retribuciones económicas ilegales por la compra de 39.5 millones de dólares en equipos médicos para la Caja.

Es decir, fraguaron para beneficiarse del préstamo del gobierno finlandés a través de comisiones económicas, logrando incluso que el Parlamento tico, a través de una ley, adjudicara la licitación al consorcio finlandés Instrumentarium Medko Medical, representado en Costa Rica por la Corporación Fischel.

Hay que señalar que el supuesto monto total de las comisiones recibidas por estas personas fue de 8 millones de dólares, los cuales se sacaron del préstamo de 39.5 millones de dólares con el que la Caja se endeudó con el gobierno de Finlandia en 2002 para la compra de equipos médicos.

El primer ex presidente tico condenado

De esta forma, Calderón se convirtió en el primer ex presidente tico sentenciado por corrupción, y en el segundo en Centroamérica al sumarse al ex presidente Arnoldo Alemán --de Nicaragua--, quien fue desaforado del Parlamento y sentenciado por corrupción.

Al ex mandatario y a los otros seis sentenciados no les aplicaron prisión preventiva, solamente les extendieron las medidas cautelares que tenían, es decir, firma cada 15 días, no salir del país y no tener contacto con los otros sentenciados, entre otras.

Al salir de la Sala de Juicio de los Tribunales de Goicoechea, el ex mandatario, anunció que “perdió una batalla”, pero que seguirá con la otra en la Sala Tercera, en donde presentará un recurso, luego de que el 3 de noviembre se dé la lectura integral de la sentencia. En esta ocasión sólo fue el por tanto.

Declaró a los medios estar “sorprendido” por el fallo, porque estimó que no siendo funcionario público lo procesaron como tal. Reiteró que en la Sala Tercera presentarán los argumentos necesarios para dejar sin efecto esta sentencia.

Respecto a su nueva candidatura presidencial que ostentaba para los comicios del próximo año, expuso que se retiraba, porque aunque la sentencia no esté firme, no tenía la ética y los meritos para pedir votos.

Para la Fiscalía, Calderón no sólo recibió las comisiones, sino que fue el encargado de repartir el resto del dinero que se obtuvo de esa licitación, entre el gerente de Modernización, Juan Carlos Sánchez; el ex directivo de la Caja, Gerardo Bolaños; y el ex presidente ejecutivo de la institución, Eliseo Vargas.

Incluso se indicó que el ex presidente ayudó a Vargas a abrir una cuenta en Miami para que depositara allí parte del dinero que recibió.

lmendoza@elnuevodiario.com.ni
Corresponsal Costa Rica