•  |
  •  |
  • END

“Presupuesto”, eso es específicamente lo que instancias tan importantes del Estado, como el Ministerio de Salud, necesitan urgentemente para brindar a la población mejor atención y de más calidad, según el informe de fiscalización de la procuradora especial para la niñez y adolescencia, Norma Moreno, en el cual se señala que la cantidad de camas en los hospitales está por debajo de la demanda, algunos equipos ya son obsoletos y la infraestructura de los hospitales debe ser restaurada.

Esta petición la plantea Moreno a través de la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, en su fiscalización realizada en julio y agosto sobre “el derecho de los niños, niñas y adolescentes a una salud gratuita y de calidad en el sistema de salud pública”.

Todo es gratis, pero…

Javier Lola, encargado del equipo de fiscalización de PDDH, comenta que hay muchos avances en materia de salud, como es la gratuidad de los servicios, lo cual fue corroborado por la PDDH en 10 hospitales de referencia nacional y en 25 centros de salud fiscalizados, donde se entrevistó a 761 usuarias, y éstas dijeron que no fueron objeto de cobro ni por el servicio ni por los medicamentos.

El 95 por ciento de los usuarios dijeron estar bien atendidos por el personal de salud. Sólo el cuatro por ciento consideró que la atención es regular, y el uno por ciento dijo que no se les atendió como se debe.

Por otra parte, constataron que hay atención priorizada para niños, niñas, adolescentes y para adultos mayores. Mientras el caso de la niñez y adolescencia con VIH, se comprobó que se les está garantizando los tratamientos antirretrovirales, excepto en los casos de pacientes resistentes a la adherencia al tratamiento.

Además, las personas entrevistadas dijeron que se les está garantizando la consejería sobre lactancia materna en cuanto al componente de promoción sobre nutrición y seguridad alimentaria, no así la consejería en derechos sexuales y derechos reproductivos a adolescentes y jóvenes, en tanto no existe un programa específico para tal fin.

Deficiencias que se deben corregir

Indica que uno de los grandes problemas en el servicio de salud pública es la falta de camas y camillas. Las que hay están en proceso de deterioro y de reemplazo. En el ciento por ciento de los 10 hospitales fiscalizados hay un déficit de éstas, equivalente a la necesidad de incrementar en al menos un 20 por ciento más las camas. La saturación de usuarios obliga a los médicos a priorizar la utilización de camas y a las personas que dejan hospitalizadas.