•  |
  •  |
  • END

El asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, defendió la creación de pequeñas empresas bajo el alero de la sociedad Alba de Nicaragua S.A., Albanisa, conocidas como las “Albitas”, porque las mismas “salvarán al país” de la crisis económica a través de una “estrategia” del gobierno para diversificar la economía.

Al comparecer por la mañana al programa “Estudio 24 horas” de Canal 8, Arce atacó los trabajos periodísticos de EL NUEVO DIARIO, que la semana pasada revelaron la existencia de las “Albitas”, un ramillete de empresas que se esconden bajo la sombra de Albanisa y que se contratan entre sí para quedarse con una gran parte del dinero que llega al país en concepto de ayuda venezolana.

No quiso discutir con END

EL NUEVO DIARIO llamó a Arce ayer en varias ocasiones en busca de una entrevista sobre sus declaraciones, pero siempre estuvo ocupado en reuniones y no regresó las llamadas.

Arce casi no habla de Albanisa ni de nada que tenga que ver con su funcionamiento. Una de las pocas veces que lo hizo fue en el caso Tecnosa, producto de una investigación de este medio, en el cual dijo primero que las casas que se construían en los predios de la vieja Managua, eran financiadas por la cooperación venezolana, cuando al final se demostró que era con fondos del INSS, y se vio forzado a salirse del asunto hablando de un famoso “préstamo puente” del que el mismo FMI mostró sus reservas.

“A mí me parece que esa es la mayor estafa periodística que se le ha hecho a la población, porque cualquiera que se mete a la página web del proyecto ALBA, así como se anunció ahorita que van a homologar los títulos, se acordó desarrollar un programa que se llama de Grannacional, para oponer ese concepto de comercio justo al de las transnacionales”, empezó diciendo el asesor presidencial al ser consultado sobre las “Albitas”.

Albanisa es una empresa privada mixta, en la cual Petronic es dueña del 49 por ciento de las acciones, y el restante 51 por ciento está en manos de la también estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA). Su vicepresidente es Francisco López, quien a la vez --entre otras cosas-- es presidente de Petronic y tesorero del partido de gobierno.

Bajo su alero trabajaban públicamente Alba Caruna, Alba Alimentos, Alba Generación y Alba Transporte, hasta que EL NUEVO DIARIO hizo pública la semana pasada la existencia de las demás “Albitas”, entre ellas Alba Equipos, Alba Seguridad, Alba Puertos, Alba Depósitos, Alba Eólica, Alba Tecnosa y Petro Gas.

Comienza el enredo

Según Arce, “esto hace que con los fondos del ALBA en todos los países que forman parte de ésta, se esté invirtiendo en actividades económicas, y aquí afortunadamente el ALBA decidió invertir en varias actividades, pero la gran estafa es decir que en un proyecto que claramente se señala, es un proyecto de la Alternativa Bolivariana de los Pueblos, que la lidera Venezuela, que el principal capital lo pone Venezuela, a través de su empresa PDVSA, comienzan a decir que son negocios particulares del Presidente de la República, eso es una estafa”.

Se le indicó al asesor del presidente Daniel Ortega, que en Albanisa hay acciones de Petronic, y dijo: “Claro, es que lo hacen porque a como te dije, son Grannacionales en sociedad con los gobiernos de todos los países, y como ellos hacen un negocio de energía en Nicaragua, y no es que lo viene a hacer sólo Venezuela con sus reales, sino en sociedad con empresas del Estado”.

Sólo le faltó el canal con los emiratos

¿Por qué no se evitan esas especulaciones y se transparentan más esas operaciones?, se le preguntó, y su respuesta fue:

“¿Qué más transparencia quieren si todo es conocido públicamente? Lo que pasa es que hay un enfoque canalla y perverso, de todo lo que se está haciendo para salvar la economía de nuestro país. Nosotros en nuestro programa económico que anunciamos desde la campaña electoral y que lo ratificó el presidente Ortega una vez que asumió el poder, dijimos que íbamos a diversificar la economía, y hablamos de recurrir a los viejos amigos y las economías emergentes, que son las BRIC, que significan Brasil, Rusia, India y China, y el principal proyecto hidroeléctrico que está en marcha es con Brasil, que es el proyecto Tumarín, que el viernes el Consejo de Electrobras acordó entrar con el 50 por ciento de capital, y el resto lo financia el gobierno brasileño. Rusia lo hemos traído a invertir en fábricas de chocolates, telefonía, en que nos donen buses, etc.”

Los buses que fueron presentados por el presidente Ortega como una donación del gobierno ruso, son controlados por Alba Transportes, y su compra fue financiada por el banco paraestatal Alba Caruna

Habla de su antiguo cargo
“(Con) la India estamos en negociaciones para recuperar, porque aquí venían los vehículos de trabajo Mahindra, con China (Popular) ya hicimos la primera exposición comercial”, añadió el asesor presidencial, quien por Decreto Presidencial, fue desplazado por la primera dama Rosario Murillo, para dirigir la Comisión de Coordinación para la Participación en la Expo-Shangai 2010.

Arce continuó su exposición y dijo que además de esos países, “comenzamos a buscar a Sudamérica, y (por eso) todo lo que el presidente Ortega hace para comenzar a diversificar la economía, para no depender sólo de Estados Unidos, es cuestionado, y es legítimo, por ejemplo, que un proyecto de mejoramiento ganadero (Chiltepe) lo tengan unos norteamericanos de la Tribu Seminole, pero no que lo tenga una empresa venezolana; es legítimo que empresas de telefonía las tengan una transnacional mexicana o una española, pero no es legítimo que invierta una trasnacional rusa”.

Lo que no dice

Lo que no dijo el asesor presidencial es que la transnacional rusa YOTA, es una sociedad en la que participan personas ligadas al partido de gobierno, y que ganaron su licencia en medio de un extraño proceso licitatorio, y que el Hotel Seminole es controlado por otra de las “Albitas”, Alba Alimentos de Nicaragua, S.A., Albalinisa, y que su representante Francisco López, que a la vez es vicepresidente de Albanisa, orientó a todos los jefes de Adquisiciones del Estado, contratar los servicios del hotel para todos los eventos que vayan a realizar, en una abierta violación a la Ley de Contrataciones del Estado.

Habla de sabotaje

“El enfoque que hay es para querer sabotear todo el esfuerzo estratégico, que además es lo que va a salvar el país, la diversificación, porque nosotros estamos mal en economía y nos golpeó la crisis, porque nuestra langosta sólo se vendía en Estados Unidos y no la están comprando, nuestra carne sólo se vendía ahí y tampoco la están comprando, y no porque Obama sea mala gente, sino porque hay una crisis económica fatal”.

El asesor presidencial olvidó que el hueco presupuestario y la crisis también fueron generados por los señalamientos de fraude electoral, de parte de la oposición, y que provocó la suspensión de la ayuda económica de la comunidad europea. “A la comunidad internacional no le interesa el fraude, lo que importa es el proceso electoral que sigue”, se limitó a decir, en otra parte de su intervención.

¿Los recursos que generan esas empresas en las que el gobierno tiene participación, podrían incorporarse al Presupuesto General de la República?, le cuestionaron, y dijo: “No necesariamente (porque) la voluntad de Venezuela es que los beneficios que generan estas inversiones se manejen directamente, y entonces ellos han financiado el proyecto de Calles para el Pueblo, Casas para el Pueblo”. En este caso obvió que con las Casas para el Pueblo se demostró que la empresa Tecnosa, ligada a Francisco López, fue quien se encargó de trabajar el proyecto sin licitación pública en otra violación a la Ley 323.

El Estado no gana y seminoles obligaron a comprar

¿Las ganancias que tiene el gobierno de Nicaragua se las da a Venezuela para que ejecute esos proyectos?, consultaron a Arce, a lo que respondió:

“No, no, no, porque el gobierno no tiene ganancias, toda empresa que genere utilidades el gobierno lo que va haciendo es capitalizando sus recursos ahí, y Venezuela de sus utilidades --y esto se ha dicho hasta la saciedad--, decidió que de la factura petrolera se le pagara 50 por ciento al cash (de contado) y 50 por ciento queda al crédito, de los cuales 25 por ciento los pone en un fondo que se llama Fondo ALBA y el resto en un fondo que se llama ALBA-Caruna, y con sus reales, Venezuela nos está ayudando a nosotros mientras crecen las empresas”.

¿Pero quién es el que compra?

“¿Qué ganancias puede estar generando en estos momentos el proyecto ganadero que se acaba de comprar? ¿Qué ganancia puede estar generando ahorita el Hotel Seminole, que los indios obligaron a comprar, porque dijeron que si se quería comprar el proyecto ganadero para mejorar el hato y que exportáramos carne como lo estamos haciendo de todos los mataderos del país, tenía que comprar el hotel?”

“Los indios que no son ningunos babosos, dijeron: ‘¿para qué me voy a quedar con un hotel en Nicaragua? Si me querés comprar el proyecto de mejoramiento genético, me tenés que comprar el hotel’, y se tuvo que comprar, pero eso no está produciendo, porque los negocios no producen de la noche a la mañana, y mientras tanto Venezuela sigue con su política de apoyo y nos está ayudando a resolver”.

La carretera “del milenio”

“Venezuela agarró 50 millones de dólares para cubrir todo lo que es la Cuenta Reto del Milenio, y se está trabajando ahorita. No podés ocupar a como tampoco lo iban a hacer los gringos, esos 50 millones de dólares este año, porque es hacer una carretera, y eso no se hace en un año ni en tres meses, sino que se está empezando a trabajar en eso y en el asunto de la propiedad que fueron las dos cosas heredadas de la Cuenta Reto”.

“Venezuela dice: no quiero que mi dinero pase por el presupuesto, porque a lo mejor no quiere que lo manosee Eduardo Montealegre ni Arnoldo Alemán y sus diputados, como Estados Unidos que dijo: no quiero que mis reales pasen por la Asamblea, y hago una cuenta que se llama Cuenta Reto del Milenio, o como el Japón que dice: no quiero que mis reales pasen a la Asamblea, y da una donación de urea, de maquinaria, se venden, y con los reales que recogen de esa venta tiene un fondo de contravalor que se lo da a manejar a las Naciones Unidas, y toda la vida ha sido así”.

Arce olvidó que la Cuenta Reto del Milenio era enteramente estadounidense y no había un Petronic del Estado como socio, lo cual hace una gran diferencia, y es la razón por la que se ha cuestionado a la Contraloría por la resistencia de hacer una auditoría a Albanisa.