•  |
  •  |
  • END

El dengue cobró otra víctima más, esta vez fue un niño de cinco años, originario del barrio San Juan, en el municipio de Masaya, confirmó el secretario general del Ministerio de Salud, Enrique Beteta. El funcionario dijo que éste era el séptimo fallecido a causa del dengue, sin embargo, extraoficialmente se maneja que la cifra se eleva ahora a nueve pequeños fallecidos.

El doctor Silvio Navarro, Director del Silais de Masaya, afirmó que este municipio tiene dos muertes confirmadas por dengue, la primera, una niña de nueve años del barrio de Monimbó, y ahora el pequeño de cinco años del barrio San Juan.

Beteta dijo que “el pequeño fue atendido en una clínica privada de Masaya durante cinco días, al sexto fue trasladado de emergencia al hospital público, pero ya era demasiado tarde.”

Sin embargo, Navarro declaró que el niño estuvo internado por tres días en el Hospital de Masaya y luego fue trasladado al un hospital capitalino, donde falleció. Agregó que actualmente hay diez personas internadas en hospital de Masaya por dengue, algunos con dengue hemorrágico, pero se encuentran estables.

77 niños en “La Mascota”

En tanto, el doctor Gerardo Mejía, director del Hospital Manuel de Jesús Rivera “La Mascota”, declaró que en este centro hay 77 niños internados, de los cuales 12 están en cuidados intensivos, de éstos una niña está en condición muy crítica.

“Al momento tenemos dos servicios de hospitalización para dengue: Infectología, donde tenemos 29 pacientes; Medicina I, donde hay 31 pacientes, y Medicina II, donde atendemos casos respiratorios y H1N1, donde tenemos cinco paciente también con dengue”, detalló Mejía.

El galeno indicó que el 90% de los pacientes provienen de Managua, pero también han recibido de los municipios aledaños como Tipitapa, Ticuantepe y La Concepción, entre otros.

Dengue más agresivo

Lo que han notado los médicos en este brote de dengue es que los pacientes están demostrando síntomas desde muy temprano. En años anteriores, e incluso a inicios de éste, los niños presentaban fiebre tres días, se mantenían estables en su presión y frecuencia cardiaca, y después que pasaba la fiebre es que empezaban los problemas.

“Ahora estamos viendo que aun con las fiebres y con las plaquetas normales los niños se pueden poner mal. Éste no ha sido el comportamiento clásico del dengue, y eso nos ha llevado ampliar los criterios de hospitalización. Muchos pequeños son ingresados estables, y de pronto se descompensan, por eso los estamos monitoreando desde el hospital”, comentó el doctor Mejía.

El galeno explicó que la Organización Mundial de la Salud, OMS, cambió la clasificación del dengue, ya que antes se sabía que el dengue hemorrágico le daba a quien ya le había dado el clásico, pero ahora se descubrió que no es así, puede dar el hemorrágico en la primera, expresó el doctor Mejía.

El director de La Mascota agregó que también se ha ingresado a diez niños diagnosticados con dengue, más neumonía o influenza humana, agravando más la salud de los pequeños.

Mayores cuidos

Doña Gregoria Ruiz nunca perdió la fe en Dios, ni siquiera cuando su hijo Cristopher Mejía, de 11 años, era ingresado de emergencia a la Sala de Cuidados Intensivos del Hospital “La Mascota”. Había sido transferido del Centro de Salud de La Concepción, con un diagnóstico de dengue severo, conocido popularmente como hemorrágico.

Ruiz relató que el galeno del centro de salud le diagnosticó amigdalitis a su hijo, y le recetó antibióticos, lo que le bajó más las plaquetas, empeorando la salud del pequeño.

La madre instó a estar alerta ante los primeros síntomas del dengue: calentura, frío en el cuerpo, dolor de cabeza, vómito, pero sobre todo a la aparición de piquetes rojos en la piel.

Cuando un niño presente estos síntomas debe llevarlo de inmediato al hospital, donde se les realizarán exámenes para confirmar la enfermedad.

El doctor Gerardo Mejía también solicitó a la población tomar medidas para prevenir el brote epidémico de dengue.

Afirmó que la comunidad debe participar en la limpieza de los barrios. En el caso particular de las casas se debe evitar los criaderos de zancudos, sobre todo, limpiar cada dos días los baldes y los barriles donde se acumule agua, a fin de evitar que se incube el zancudo Aedes Aegypti.

Si en la casa hay personas con problemas respiratorios, también deben informarlo al médico, ya que se incluye como un factor de riesgo en el paciente.