•   Barcelona  |
  •  |
  •  |
  • END

Científicos norteamericanos han obtenido resultados prometedores en los ensayos para lograr una vacuna con la que combatir la adicción a la cocaína. Con la inmunización, que consiste en anular por completo el efecto de la droga, han conseguido que un 38 por ciento de los adictos que han participado en el estudio, dejasen de tomar la droga.

Los investigadores reconocen que aún no es la vacuna ideal, pero por el momento es el ensayo que mejores resultados ha logrado.

En el estudio, realizado por el National Institute of Drug Abuse (NIDA), que se publica en la revista Archives of General Psychiatry, han participado 115 pacientes que seguían un tratamiento a base de metadona.

Actualmente, no existe ningún tratamiento específico para la adicción a la cocaína. Se trata con programas sicológicos y la abstinencia se combate también con antidepresivos o metadona.

Los pacientes se dividieron en dos grupos. Al primero se le administraron cinco dosis de la vacuna en 12 semanas. Al segundo, un placebo con la misma periodicidad. Tras recibir el tratamiento, a todos se les siguió durante tres meses. Se les realizó análisis de sangre para detectar la presencia de anticuerpos y de orina para comprobar si habían tomado opioides o cocaína.

Como ocurre con otras vacunas para enfermedades infecciosas como la gripe, la vacuna de la cocaína estimula el sistema inmune para que produzca anticuerpos. La diferencia está en que en lugar de destruir o desactivar los agentes que causan la enfermedad, los anticuerpos de la vacuna de la cocaína se adhieren a las moléculas de la droga cuando está en la sangre, impidiendo que traspasen la barrera sangre-cerebro. De este modo, se bloquea el efecto eufórico de la sustancia.

El ensayo ha permitido comprobar que en los individuos en los que la vacuna se ha mostrado efectiva, los niveles de concentración de anticuerpos son superiores a 43 microgramos por mililitro de sangre.

Entre los que siguieron consumiendo, los que lograron concentraciones de anticuerpos a este mismo nivel, tomaron menos. En cuanto a los efectos secundarios, algunos sufrieron alguna reacción en la zona del pinchazo.

En ensayos anteriores se había probado ya la seguridad del fármaco. Desde el hospital de Sant Pau, en Barcelona, se coordina otro ensayo con otra vacuna de la cocaína en el que participan 167 adictos de 10 centros de toda España.

Por el momento, aún no se ha hecho público ningún resultado. España y Holanda son los países europeos con una mayor demanda de tratamientos para dejar esta droga. Y va en aumento. Conseguir una vacuna eficaz sería un gran avance ya que la mitad de los adictos acaba abandonando estos programas antes de acabar.