•  |
  •  |
  • END

Jerónima Lisseth Zúñiga, de 28 años, llegó al hospital de Masaya para traer al mundo a su hija, sin saber que su criatura ya tenía varias horas de estar muerta en su vientre, y que horas después ella también iba a fallecer.

Tanto la madre como la hija murieron, según familiares de Zúñiga, y tienen sospechas de que en la muerte de ambas hubo negligencia médica, por lo que interpusieron denuncia en la Policía de Masaya.

La madre de Zúñiga dijo al EL NUEVO DIARIO que a su hija le comenzaron los dolores a las doce del día del sábado recién pasado, y a las cinco fue llevada al hospital. A las seis de la tarde ella dio a luz. Los médicos que vieron en ese momento a la joven le informaron que la criatura había nacido muerta y que tenía varios días de estarlo, pero que su hija --Jerónima Lisseth-- estaba bien, por lo que no había necesidad de quedarse para cuidarla.

Cronología pos parto

“Me la ingresaron, al rato me pidieron el bolso de ella, a la media hora me llamaron para que entrara a platicar con el médico que la vio en emergencia, y el doctor me dijo que hubo un percance con ella. Yo le pregunto cuál había sido ese percance, y entonces él me dijo que era que la criatura había nacido muerta, y que la niña tenía como unos cuatro o cinco días de fallecida”, explicó Isabel Zúñiga, madre de la infortunada.

Agregó que ella le dijo al doctor que no podía ser posible, porque Zúñiga había presentado dolor del mediodía a las cinco de la tarde, por lo que no creía que la criatura hubiera tenido días de estar muerta en el vientre de la madre.

Según la señora, cuando a ella le entregaron el cuerpo de la niña, los médicos no le dieron nada para firmar, y le preguntaron si su hija había tenido problemas. “Yo les contesté que ella había tenido dos caídas, por lo que no sé si fue eso lo que causó la muerte a la criatura”, señaló.

La madre de la infortunada se dio cuenta de lo sucedido, porque a las doce y media de la madrugada llegaron a golpearle la puerta de la casa para informarle que su hija había fallecido, porque la presión se le había subido, y luego le dio una trombosis cerebral que le provocó la muerte.

Autoridades del Minsa han llegado cuatro veces a la casa, y esto ha sido raro para los familiares de Zúñiga, razón por la cual la madre pide que se aclare la muerte de su hija. Zúñiga deja a la orfandad a tres niñas de seis, cuatro y dos años.

En espera de autopsia

Por su parte, la Policía de Masaya se llevó el cuerpo de Zúñiga y el de la criatura el Instituto de Medicina Legal, donde se espera que para hoy entreguen el resultado de la autopsia de ambas.

En cambio, el director del Silais de Masaya, Silvio Navarro, dijo que ellos están haciendo una auditoría del caso y también están esperando los resultados de la autopsia.

Navarro explicó que cuando ellos se dieron cuenta de la muerte de la criatura, mandaron a un médico del Silais con dos enfermeras para que hablaran con Zúñiga.

“A las nueve de la noche el médico y las dos enfermera hablaron con Zúñiga y ella manifestó sentirse bien”, dijo el doctor Navarro. No obstante, agregó que ellos se dieron cuenta del deceso de Zúñiga a las ocho de la mañana y no al instante, y que falleció producto de una trombosis pulmonar.

Por la forma como sucedieron las cosas, doña Isabel Zúñiga sospecha que su hija se desangró, y los médicos no hicieron nada al instante.

El dictamen del forense es el que va a determinar las causas de la muerte de madre e hija.