•  |
  •  |
  • END

El contralor Guillermo Argüello Poessy dijo que no cree necesaria una auditoria en la Corte Suprema de Justicia, en especial en las cuentas donde se deposita el dinero proveniente del narcotráfico y el crimen organizado, para saber de su paradero, porque no cree “que los excelentísimos magistrados se nieguen a dar cuentas”.

“Ni se me ocurre pensar que los señores magistrados no quieran dar cuentas de ese dinero”, expresó el contralor.

La reacción se da después de que EL NUEVO DIARIO publicara que en lo que va del año en seis casos de narcotráfico y lavado de dinero, ha ido a parar a las cuentas de la Corte Suprema de Justicia casi un millón de dólares a través de sentencias judiciales.

Esta semana, el fiscal general, Julio Centeno Gómez, denunció que la CSJ --a través de sus jueces y magistrados-- ha vuelto una rutina el quedarse con el dinero que decomisan a las personas acusadas por narcotráfico y lavado de dinero, y no lo mandan al Ministerio de Hacienda para que lo distribuya vía Presupuesto.

“Nadie sabe qué fin tiene ese dinero, y es el colmo, los fiscales son los que se desvelan haciendo la acusación para abrir el proceso penal, que muchas veces ellos mismos (jueces) desestiman o terminan en nada, porque los amparan”, expresó el fiscal en declaraciones pasadas.

Así mismo, la PGR, a través de su Procurador Nacional Penal, César Guevara, reiteró que la división de bienes provenientes de estos ilícitos se está haciendo contrario a lo que dice la Ley 285, y los jueces alegan vacío legal en el nuevo Código Penal.

“Son rencillas personales”, dice Martínez

Ante estos señalamientos, Manuel Martínez, magistrado presidente de la Corte Suprema de Justicia, expresó que la Procuraduría General de la República está reclamando, porque hay un trasfondo personal entre el Procurador General de la República Hernán Estrada, y los magistrados sandinistas Rafael Solís y Francisco Rosales.

“Hay una lucha de poder entre el doctor Estrada, el doctor Solís y el doctor Rosales. De allí es de donde se deriva eso. Todo dinero que llega a la Corte por una u otra razón es depositado en cuentas corrientes que tienen nombres y apellidos, y eso lo puede constatar la auditoría interna de la CGR, que está terminando ahorita el auditaje de 2008”, expresó Martínez.

“Yo sé que manejamos un mil 200 millones de córdobas que da el Presupuesto, lo demás no te puedo decir, porque es fluctuante; un día entra una cantidad y al otro día se retira otra por consignación: embargo, retenciones, incautaciones, pero le garantizo que yo no consiento que se apodere el Poder Judicial de dinero ilícito”, dijo el magistrado presidente.

Acepta uso de vehículos narcos

El magistrado Martínez afirmó que el titular de ayer de EL NUEVO DIARIO tenía un rango de verdad, porque él critica “el uso por parte de algunos trabajadores judiciales de vehículos que están bajo confiscación o retenidos. De manera que lo del titular del periódico tendrá su rango de verdad, hasta cierto punto”, aseguró Martínez.

En meses anteriores, EL NUEVO DIARIO publicó la denuncia de abogados que afirman que hay jueces y otros funcionarios que tienen asignados vehículos incautados a narcos y a otros procesados, pero el magistrado Martínez dijo en ese momento que él no tenía conocimiento y que le dieran nombres y apellidos.

Mientras tanto, el fiscal Centeno afirmó que la institución que él dirige tiene serios problemas de vehículos en los departamentos, y que “ni siquiera un patín” le habían asignado.