•  |
  •  |
  • END

Indignados, hasta el punto lanzar piedras y romper las vidrios del Hospital Monte España, llegaron familiares de Eveling Margarita Leiva Sánchez, de 26 años, quien, según su marido, murió por falta de atención cuando acudió al centro a atenderse para dar a luz a su primer hijo.

“Era nuestro primer hijo y me lo dejaron sin su madre, quiero que se haga justicia”, afirmó Walter Mendoza, esposo de Eveling Leiva.

Según los familiares de la joven, ella llegó el viernes dos del mes en curso con glucosa en la orina, pero al siguiente día rompió la fuente. El bebé tenía un peso normal de seis libras y siete onzas, y todo apuntaba a que el parto iba a ser normal y sin problemas.

“Mi esposa estuvo 15 horas con dolor, sin suero abortivo. Ella, consciente, me dijo: ‘Quiero ser cesareada’. Era obvio, no soportaba más el dolor, y por fin mi hijo --Benjamín Abiel Mendoza Leiva-- nació a las 11 de la mañana del domingo, con una lesión cerebral, y, según el médico, una deficiencia motora de incapacidad en el aprendizaje, pero confío en Dios que no va a ser así, que va a salir bien de cuidados intensivos”, manifestó Walter Mendoza. “Ahora van a decir que Eveling tenía una enfermedad que fue la que le provocó la muerte, pero confiamos en que el dictamen del Instituto de Medicina Legal, IML, va a decir la verdad; esto lo vamos a llevar a los Derechos Humanos, a la Fiscalía, a la Policía, a todas las instancias para que se haga justicia, de una vez por todas”, afirmó Mendoza.

EL NUEVO DIARIO se comunicó vía telefónica con personal del hospital antes mencionado, y una joven informó: “No hay nadie, todos se fueron”, y colgó el teléfono. Una segunda vez manifestó la misma persona que se negó a brindar su identidad, que sólo estaba el personal de turno.