Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Aunque negó conocer el último informe de desarrollo humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, el procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, señaló que en materia de derechos humanos al país hay que reconocerle varios avances, sin embargo, también tiene sus retrocesos, como la penalización del aborto terapéutico.

El procurador espera que la Corte Suprema de Justicia, CSJ, pronto dé su fallo sobre los Recursos por Inconstitucionalidad interpuestos en contra el artículo del Código Penal, que tiene al aborto terapéutico como ilegal.

Indicó que él siempre ha sido antiabortista, que no está de acuerdo con el aborto como “deporte”, pero que el aborto terapéutico es algo de otra naturaleza, que puede salvar a mujeres cuando el parto se complica y pone en riesgo su vida.

Organizaciones civiles de mujeres y de derechos humanos han interpuesto al menos dos Recursos por Inconstitucionalidad y a más de dos años de esto, la CSJ sigue sin dar un fallo a pesar de que el plazo para pronunciarse era de 60 días.

Las opiniones del singular procurador de Derechos Humanos no se desligan del nuevo rumbo de las relaciones entre el gobierno y la jerarquía de la Iglesia Católica.