•  |
  •  |
  • END

A sus 74 años, el poeta y dramaturgo Octavio Robleto falleció en el Hospital Alemán Nicaragüense debido a un infarto. Sus restos fueron velados ayer en la Funeraria Don Bosco, y hoy a las nueve de la mañana será la misa en la iglesia del mismo nombre.

En una breve conversación que sostuvimos con la rectora y profesora Socorro Bonilla Castellón, ahora viuda de Robleto, explicó que la muerte de su esposo ocurrió a las 6:55 de la mañana de ayer.

Después de la misa, el féretro será llevado a Comalapa, Chontales, donde nació Robleto, porque así lo decidió él en los momentos que hablaba sobre su partida de este mundo, según nos comentó la mujer que lo acompañó por 39 años de vida marital.

Robleto nació el 20 de agosto de 1935. En 1958 ganó el Premio “Rubén Darío” de poesía por segundo año consecutivo. En 1959 ingresó a estudiar Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN, en la ciudad de León.

Además de iniciar su carrera, fue nombrado director de la revista Cuadernos Universitarios y de la Gaceta Universitaria.

El poeta fue también ganador, en 1961, de otro premio de poesía a nivel nacional. De mayo de 1966 a junio de 1967 permanece en Alemania Federal, becado por el Instituto Centroamericano de Cultura, Icecu, en donde estudió Educación de Adultos.

Pese al fallecimiento de Robleto, sus obras poéticas continuarán vivas: Vacaciones del estudiante (1964); Enigma y esfinge (1965); Epigramas con catarro (1972); Noches de Oluma (1972); El día y sus laberintos (1976); Vigilia en la frontera (1982). En teatro: Por aquí pasó un soldado (1975); Doña Ana no esta aquí (1977); Teatro para niños (1984); Rafaela Herrera (1997); Siete obras de teatro nicaragüense (1998). Y en cuento: Cuentos de verdad y de mentira (1987).

El Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, INCH, lamentó el sensible fallecimiento del escritor y reconocido autor de cuentos infantiles.

“Don Octavio deja un vacío muy difícil de llenar entre la intelectualidad nicaragüense. Fue un incansable luchador en pro del desarrollo y divulgación de las culturas hispánica y nicaragüense. Deja como legado un sinnúmero de obras, especialmente literatura infantil”, dice un comunicado del INCH emitido ayer.

Dicho instituto y la Universidad del Valle, de la cual es rectora su viuda, la directora de teatro Socorro Bonilla Castellón, invitaron a los amigos de Octavio a manifestarse artística y culturalmente para realizarle la velada poética ayer en la funeraria.

El Centro Nicaragüense de Escritores también lamentó la muerte de Robleto, a través de un comunicado en el que hizo suyo el duelo de su familia, de su esposa, la actriz Socorro Bonilla Castellón, y de su hija, Zelmira Robleto Castellón, haciéndolo extensivo a sus amistades y al departamento de Chontales, donde fue considerado uno de sus más notables y representativos valores.

EL NUEVO DIARIO presenta sus condolencias a su viuda, Socorro Bonilla y al resto de la familia de Octavio Robleto.