•  |
  •  |
  • END

Su papá le recomendó que no fuera boxeador, porque con la fama llega el dinero que abre las puertas a las mujeres y a las drogas, lo que a cualquiera lleva a la perdición, pero a un mes de la desaparición física de su progenitor decidió entrar al gimnasio para aprender a dominar las técnicas del boxeo.

Nos referimos al joven Benjamín Argüello Esquivel, hijo del desaparecido tricampeón mundial de boxeo, Alexis Argüello. El muchacho lleva dos meses de estar entrenándose en el Gimnasio “Roger Deshón”, del barrio San Judas, donde es guiado por Mauricio “El Halcón” Buitrago.

Tenía 10 años cuando Benjamín le dijo a su padre que quería comenzar a entrenar, pero después de su desaparición física, su mamá Alicia Esquivel le activó la idea original de llegar a ser otro Alexis y quizá superarlo en el ring.

Cuando le preguntamos: ¿Querés ser como fue tu padre? Benjamín dijo: “No sé si mejor, pero sí quiero ser como mi papá”.

Recuerda que cuando iba a pasar unos días a la casa de su papá, en el cuarto donde dormía Benjamín --que había sido también oficina de Alexis-- el tricampeón tenía unos guantes de boxeo que el joven se los colocaba y comenzaba a pegar golpes en la pared.

“Esto le provocaba risas a mi papá”, recuerda Benjamín, quien también precisó que esos guantes llevan las firmas de Óscar de La Hoya y la de Alexis Argüello.

Ahora en el gimnasio

En el gimnasio hay gente que cuando lo ha identificado como el hijo de Alexis, “me preguntan que si mi papá me enseñaba a boxear”. Otros se le han acercado para preguntarle si es cierto que es hijo del tricampeón mundial de boxeo. Como Benjamín es un muchacho bastante observador, muchas veces no responde, limitándose a decirle a quienes le preguntan: “Te digo después”.

Estudia quinto grado de primaria en el colegio Corazón de Jesús, en Monseñor Lezcano, el mismo centro donde su padre también estudió, en ese occidental barrio de Managua.

Dice que sus compañeros de clases antes de la muerte de su padre le decían: “Se la tira sólo porque es hijo de Alexis”. Ahora ya no le dicen nada. Después de la muerte del campeón sus compañeros le dieron el pésame.

Reveló que le gusta la astronomía, “porque me gustan las estrellas, me gusta investigar, me gusta aprender nuevas cosas, me encanta descubrir las cosas. También me encanta todo lo electrónico, lo que estudio bien hasta que le entiendo.

Benjamín está ansioso por sostener su primer combate en el boxeo. Su entrenador, “El Halcón”, le ha dicho “que todavía me falta un poquito para tener el primer combate, pero ya he aprendido varias técnicas como el cruzado, el gancho derecho, el gancho izquierdo, las combinaciones, pero también tengo que aprender puntos como hacer circunferencia con los brazos porque esto se utiliza para lanzar un gancho al hígado”.

Detalle que distinguió a Alexis

“Mi papá cuando entraba al cuadrilátero saludaba con las manos juntas como diciendo cumpliremos, y al final de las peleas no era como cualquiera que levantan las manos y decía gané, sino que mi papá se iba a hablar con el boxeador con el que había competido a preguntarle cómo se sentía, y les daba gracias por la pelea”, dijo.


¿Cómo vas a hacer para no caer en lo que tu papá te advirtió, sobre las drogas, por éjemplo?
Recurriré a la oración, ya que mi papá me contó que le pidió al Creador por medio de la oración ganar un campeonato y al pasar los años obtuvo tres.