•  |
  •  |
  • END

Voces ligadas a la defensa de los derechos humanos nicaragüenses, afirman que el Premio Nobel de la Paz entregado al Presidente Barack Obama, le exige solucionar un sinnúmero de conflictos bélicos contradictorios con su condición pacifista.

Según Gonzalo Carrión, Director Jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Obama debe mostrar una actitud coherente y en primera instancia solucionar su problema con Cuba, lo que implica suspenderle el bloqueo económico y devolverle el terreno que ocupa la base militar en Guantánamo. Además debe olvidar su promesa de apoyar militarmente a Colombia. “(Barack Obama) debe dar señales al mundo de agente de paz, debe fomentar en el planeta un mundo civilizado”, añadió.

Existen diversas reacciones de asombro y que aplauden el reconocimiento mundial del que es sujeto el presidente estadounidense, sin embargo, reconocen que hay muchas expectativas y retos por cumplir.

Irak y Afganistán

“Debe dar señales al mundo de esperanzas de unidad y armonía. Debe trabajar porque hayan menos bases militares, no más bloqueo contra Cuba, solucionar lo de Guantánamo, que no se siga multiplicando la presencia militar en Oriente y buscar una solución en conjunto para evitar la matanza de civiles en Irak y Afganistán”, amplió Carrión.

Con respecto de la actitud del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, de poca apertura y diálogo con el homólogo estadounidense, Carrión expresó que debe haber una posición recíproca basada en el respeto.

“Daniel Ortega debe ser consecuente con su población, con nosotros, debe ser más estadista, a veces está muy distante de eso, debe mejorar la relación con Estados Unidos y el resto de países del mundo basada en un mutuo respeto”, recomendó.

Para el director jurídico del Cenidh, el premio a Obama sienta un precedente histórico por su condición de primer presidente afrodescendiente de la gran potencia mundial americana, por lo que “debe aprovechar su momento y sacarle brillo al premio”.

Asignaturas pendientes

Por su lado, Michelle Najlis, activista de la sociedad civil de Nicaragua, reconoce que Barack Obama ha hecho un buen trabajo en distintas temáticas, como es el caso de su labor para frenar el calentamiento global y su lucha contra el armamento nuclear, pero aún hay asignaturas pendientes, que el mundo espera les dé solución.

“Definitivamente hay quienes piensan que el haberle dado el premio Nobel es una manera de decirle: mirá reconocemos lo que has hecho, pero tenés otras cosas que hacer.

Debés de darle una respuesta final, no sólo debés retirar algunas tropas de Afganistán, sino todas las que se encuentran regadas en el mundo y cambialas por salud, educación, alimentos”.

No cree nada de Ortega

En relación con un posible acercamiento por parte del presidente Ortega hacia Obama, Najlis fue concreta al expresar que no espera ningún cambio significativo y que no deposita sus expectativas en el mandatario nicaragüense.

El analista político, Carlos Tünnerman, concordó con Najlis al manifestar que el premio establece un compromiso para el presidente Obama.

El Premio Nobel de la Paz se otorga “a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz”, según el testamento del propio Nobel”, finalizó Tünnerman.