Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

Más de veinte organizaciones sociales que luchan por los derechos civiles y la libertad de expresión de 12 países de América Latina, incluyendo Nicaragua, condenaron las acciones que instituciones gubernamentales de Venezuela están promoviendo para afectar el ejercicio de la libertad de expresión en ese país.

La censura a las pretensiones del gobierno de Hugo Chávez fue emitida ayer por la Alianza Regional por la Libertad de Expresión e Información, la que comparte y apoya las preocupaciones ya manifestadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión.

Califica de alarmante la propuesta de un proyecto de ley contra “delitos mediáticos” que se presentó a la Asamblea Nacional de Venezuela aparentemente retirado.

Asimismo, el ataque a un medio de comunicación por el desacuerdo con su línea informativa, es un atentado a la libertad de prensa incompatible con la tolerancia que debe guiar a las sociedades democráticas.

Lo de Globovisión

La sede de Globovisión fue atacada el pasado 3 de agosto, cuando un grupo de aproximadamente 30 motorizados, algunos de ellos portando armas de fuego, sometieron al personal de vigilancia e ingresaron al patio de la televisora. Los atacantes lanzaron bombas lacrimógenas y se identificaron abiertamente como seguidores del gobierno.

La alianza valora y reconoce la actuación de las autoridades que llevaron a la pronta detención de personas involucradas en los sucesos.

La alianza valora asimismo las declaraciones del Presidente Hugo Chávez Frías en cuanto a la condena de lo sucedido y exhorta a las autoridades a que rápidamente se enjuicien y sancionen a los responsables.

La Alianza Regional estima oportuno recordar el valor que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha otorgado a la libertad de expresión: en su Opinión Consultiva OC-5/85 del 13 de noviembre de 1985, Corte I.D.H. (Ser. A) No. 5 (1985): 70. “La libertad de expresión es una piedra angular en la existencia misma de una sociedad democrática.

Es indispensable para la formación de la opinión pública. Es también condición “sine qua non” para que los partidos políticos, los sindicatos, las sociedades científicas y culturales, y en general, quienes deseen influir sobre la colectividad puedan desarrollarse plenamente.

Es, en fin, condición para que la comunidad, a la hora de ejercer sus opciones, esté suficientemente informada. Por ende, es posible afirmar que una sociedad que no esté bien informada no es plenamente libre”.

La Alianza Regional por la Libertad de Expresión e Información es una coalición que reúne a 23 organizaciones de la sociedad civil que promueve el acceso a la información y la libertad de expresión en las Américas.

Por Nicaragua, participan la Fundación Violeta Barrios y el Instituto Nicaragüense de Estudios Humanísticos (INEH) que dirige el democristiano, Fanor Avendaño Soza.