•  |
  •  |
  • END

Con los documentos en mano, demostró ante el alcalde Misael Morales ser heredero de la finca Santa Isabel, la cual, según él, estuvo por muchos años administrada por Aldrick Bedford, y que fue debido a los embates de la contra y del Ejército de Nicaragua, que la población se vio obligada a asentarse en su propiedad.

Levy Mena no sólo reclamó su propiedad ante el Alcalde y su Concejo, también lo hizo visitando casa por casa a los habitantes, a quienes mostró los documentos. Además de los originales, presentó una certificación del Juzgado Civil de Distrito de Bluefields, que da cuenta de sentencias civiles que llevó en 2004, en que se declaró heredero universal de todos los bienes y derechos y acciones que al morir dejaron los señores Francisca Elisa Solórzano Montiel, Luis, Carlos, Juan y Guadalupe, todos de apellido Mena Solórzano (q.e.p.d.), a su nieto y sobrino Hugo Luis Levy Mena.

En una solicitud escrita por Levy a raíz de que el FSLN ganó la alcaldía, que había estado en poder de liberales, dice que “comprendiendo que resulta gravoso y casi imposible que la comunidad del Municipio desaloje mi propiedad, me presento ante usted y el Concejo para requerirles la indemnización por la ocupación de mi propiedad”.

Dispuesto a negociar

Levy afirma, además, que “por la trascendencia de mi gestión, Ud. y el Concejo consideren de necesidad efectuar las consultas de rigor con el Gobierno General de la República, solicítole elevar mi petición a la Procuraduría General de la República y/o cualquier ente de la administración general que corresponda, para abordar el tema y buscarle justa solución. No omito manifestarle mi total y absoluta disposición de resolver mi petición de indemnización por medio de la mediación una vez efectuado un evalúo y definidos los términos de la misma”.

El alcalde Misael Morales expresó su preocupación, puesto que la visita del abogado provocó incertidumbre entre los pobladores, ya que visitó casa por casa para decirles que el lote donde construyeron sus vivienda le pertenece a él.

“Ellos no tienen culpa de que se les haya ubicado aquí. Después de la guerra, fue el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur, el que asentó al pueblo en ese lugar”, manifestó, y recordó que años atrás, parte de esa propiedad fue reclamada por Walter Hamon, caso que fue revisado por la Intendencia de la Propiedad, y lo permutó con dos lotes en Managua. El alcalde se preguntó: “¿Por qué hasta ahora aparece Levy Mena reclamando esa propiedad?”, y señaló a personas del mismo pueblo que por diferencias políticas están interesadas en hacer daño y afectar a sus mismos coterráneos.

El jefe de la comuna sanjuaneña también señaló la amenaza que para San Juan representa la demarcación territorial que han hecho las etnias Rama y Kriol, y dijo que entre los pobladores hay zozobra e incertidumbre, dado que ahora el señor Levy Mena esta valorando a 3,500 dólares un lote de 15x20. El municipio de San Juan de Nicaragua en el área urbana cuenta con 320 viviendas y una población de 840 habitantes.