•   Jinotega  |
  •  |
  •  |
  • END

Luego de una hora de ida al viajar en un helicóptero del Ejército de Nicaragua, llegamos al municipio de San José de Bocay, después partimos a la zona fronteriza con Honduras de San Andrés de Bocay, y de ahí a Bolinquí, donde el Ejercito también tiene un puesto, y de ahí viajamos al lugar llamado Las Piedras, y último a Wiwilí-Nueva Segovia.

Fue una gira de más de cinco horas, donde en cada aterrizaje, cientos de niños descalzos y sucios, con los rostros desnutridos y hambrientos, esperaban la llegada de la aeronave, que aterriza una vez al mes en la zona.

A San Andrés de Bocay, cuya comunidad forma parte del departamento de Jinotega, sólo se puede llegar por río --navegando durante ocho días-- o por aire, cuando el Ejército realiza sus giras una vez al mes para abastecer a sus tropas.

Esta vez, además de llevar abastecimiento, también el presidente ejecutivo de Misión para Cristo, Benny Becker, norteamericano, visitó la zona, junto al teniente coronel Noel Pichardo, jefe del Primer Batallón de Infantería de la Base Militar Apanás, de Jinotega, para hacer un diagnóstico de las necesidades de los habitantes.

Se piensa llevar a mediados de septiembre de este año una brigada médica para atender a más de cuatro mil quinientas personas con problemas de la vista, odontológicos y medicina general, así como para desparasitar a más de cuatro mil niños.

Seguridad estable

El teniente coronel Pichardo, quien amablemente invitó a la gira a esta corresponsal de EL NUEVO DIARIO, aprovechó para informar que la situación de seguridad se mantiene estable, y que por la misma efectividad del Ejército y las coordinaciones que hacen con la Policía, han sido capturados dos de cuatro elementos que participaron, recientemente, en el secuestro de una mujer y de una niña de once meses de nacida.

Además, los militares que se mantienen permanentes en la zona, desempeñan la labor de vigilancia contra el narcotráfico. Custodian el orden interno en la reserva natural, situada en la zona de amortiguamiento de Bosawás, y su fuerza física es parte esencial de la seguridad y soberanía nacional.

Policía también cuida frontera
De igual forma, pudimos constatar que la Policía Nacional ya concretó su promesa de instalar una delegación en la frontera, la que desde marzo de este año cuenta con las condiciones para resguardar la seguridad, según la información del inspector David Castro Tinoco, jefe de dicha delegación.

Actualmente, según Castro, se sigue la pista a un grupo delincuencial que es liderado por el sujeto Mario Cruz, quien vive en la zona de Honduras, y se cruza al país para intimidar a los misquitos y robarles el ganado.

“El principal problema aquí es el abigeato, pero para combatirlo hay sus problemas, porque la gente no posee una carta de venta, y además no tienen herrado el ganado. Esto dificulta judicializar los casos por la falta de documentación legal”, dijo.

Líder habla de necesidades

Howard Fernández, líder de la comunidad de San Andrés de Bocay, se mostró contento al ver a los hermanos de la Iglesia Misión para Cristo que llegaron con la buena nueva y para resolver los problemas de la vista que padecen en su mayoría las personas mayores.

Lamentó que han sido olvidados por los gobiernos, porque desde el huracán Mitch muchas casas quedaron destruidas, y las que quedaron en pie están a punto de colapsar. Hace falta medicinas, la construcción de letrinas y la instalación de la red de agua potable.

“Somos muy pocos los que vivimos de nuestras siembras de maíz y de arroz, pero los ancianos no tienen nada ni para su consumo, entonces le pido a las autoridades que se acuerden de los más necesitados como son los niños y ancianos”, dijo.