Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

Ayer fueron sepultados en el Cementerio Occidental de Managua los restos mortales de quien en vida fuera María Elena Escorcia, quien falleció el sábado víctima de un infarto, según informó su único hijo, el sociólogo y economista Cirilo Otero, Presidente del Centro de Iniciativas de Políticas Ambientales (CIPA).

Previo al sepelio, los sacerdotes Carlos Handall, de la Catederal Metropolitana de Managua, y Orestes Fontes, párroco de la iglesia Santa Ana, llevaron a cabo dos responsos en la funeraria Monte de Los Olivos, donde se dieron cita amigos y familiares de la familia doliente.

Fue notoria la presencia en el sepelio de vecinos de la Colonia Primero de Mayo, donde doña María Elena residía. La madre del licenciado Otero, tenía 82 años al momento de su muerte.

Ayer, el padre José Luis Montoya, párroco de la iglesia San José Obrero, de la Colonia Primero de Mayo, hizo una oración --durante la misa que ofició a las 6 de la mañana-- por la memoria de doña María Elena, y dijo que últimamente por una enfermedad ya no podía visitar el templo de la colonia, por lo que el religioso la iba a visitar a su casa.

EL NUEVO DIARIO extiende sus condolencias al licenciado Otero, así como al resto de la familia doliente.