•   MATAGALPA  |
  •  |
  •  |
  • END

Una gran marcha realizaron mujeres de Río Blanco aglutinadas en la Red de Mujeres del Norte, quienes recorrieron las principales calles del poblado, exigiendo justicia y cárcel para los asesinos de dos mujeres a manos de sus ex compañeros de vida.

Antes de iniciar la marcha, el cura párroco de la iglesia del municipio, padre Orestes Téllez, realizó una oración para que se haga justicia y se detenga la violencia intrafamiliar, que está dejando mucho dolor en los hogares matagalpinos, y numerosos niños huérfanos.

Durante la caminata, las mujeres pidieron cárcel para los asesinos de María Consuelo Calero Rosales y Mariluz Cienfuegos Gutiérrez, dos mujeres asesinadas en menos de ocho días, pero ninguno de los dos parricidas ha podido ser detenido por la Policía Nacional, a pesar del esfuerzo que se ha realizado.

La marcha fue apoyada por varios organismos de mujeres, y la Policía Nacional garantizó la seguridad de la manifestación, en la que mediante consignas pedían el cese de la violencia contra la mujer.

Los pronunciamientos se escucharon en cada cuadra recorrida por las manifestantes, que visitaron los dos lugares donde fueron asesinadas las jóvenes de Río Blanco. Mariluz Cienfuegos dejó cinco niños en la orfandad y María Consuelo, dos.

La marcha salió del parque municipal, lugar donde ocurrió el primer asesinato, el de la profesora Edelma Martínez Jarquín, quien fuera ultimada a balazos por su compañero de vida en 1998. Su victimario luego se quitó la vida. En los casos de Mariluz y María Consuelo, los autores andan libres.

Por su parte, el jefe de la Policía del municipio de Río Blanco, capitán Liflys Alberto Molina Benavides, señaló que han realizado una serie de diligencias para tratar de capturar a los parricidas, con operativos en los que han rodeado lugares donde se ha asegurado que han visto a Bismarck Chávez, quien asesinó a María Consuelo Calero, pero hasta el momento se ha hecho difícil encontrarlos.