Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Orden de captura con allanamiento de morada ordenó el juez Octavo Penal de Juicio, Tomás Eduardo Cortés, contra el ex ministro de Agricultura y Ganadería, Roberto Rondón, acusado de una supuesta estafa a su socio Fernando Gallo Aguilar, de casi cinco millones de córdobas.

La orden de captura contra Rondón fue emitida por el judicial al declarar rebelde al funcionario de la Administración Chamorro, luego de que éste, sin causa, no se presentó al inicio del juicio el pasado viernes 9 de octubre.

Germán Vásquez, abogado defensor de Rondón, expresó que su representado no llegó a la audiencia, porque estaba a la espera de un dictamen del Instituto de Medicina Legal, donde se establecería si estaba o no apto para asistir al juicio.

Este alegato fue rebatido por la Fiscalía y el acusador particular, Hardlen Bladimir Huete, quienes señalaron que con anterioridad un médico forense se pronunció estableciendo que Rondón está apto para asistir el juicio.

Al pedir la declaración de rebeldía del acusado y su captura, el abogado acusador señaló que Roberto Rondón al ausentarse del juicio se estaba burlando de la justicia.

Historia del asunto

La acusación del Ministerio Público que rola en el expediente judicial número 6364-244-2008/ JD, también va enderezada contra Juan Bautista y Alberto Eugenio Rondón Sacasa, hermanos del ex ministro.

Según la acusación, Fernando Gallo Aguilar con su hermano Benjamín Gallo y con Roberto Rondón, fundaron el 16 de septiembre de 2007, la empresa “Ventus de Nicaragua S.A.”, con un capital social de 100 acciones.

La empresa “Ventus de Nicaragua S.A.” tiene como giro comercial la producción de energía eólica
De estas 100 acciones, 98 eran de Fernando Gallo, una de su hermano Benjamín y otra de Roberto Rondón, sin embargo, el accionista mayoritario sale de Nicaragua hacia Estados Unidos y le deja endosada las 98 acciones a su socio.

De acuerdo con el escrito acusatorio, Fernando Gallo dejó las 98 acciones a Rondón, para que éste pudiera negociarlas con inversionistas nacionales o extranjeros en su ausencia.

Sin embargo, Roberto Rondón lo que hizo fue pedir a su abogado, el dirigente conservador Noel Vidaurre, que repartiera las 98 acciones entre él y sus hermanos, y sacó de la Junta Directiva de la sociedad anónima a Gallo.

Cabe mencionar que en el caso de Vidaurre la Fiscalía no emprendió acciones legales por considerar que éste actuó ajeno al aparente proceder incorrecto de su cliente.