•  |
  •  |
  • END

Preocupación manifestaron representantes del gremio del transporte selectivo, luego de que la noche del sábado, delincuentes hasta ahora desconocidos acabaran con la vida de uno de los trabajadores del volante.

Reynaldo Bermúdez, tesorero de la Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxi, aseguró que este año la delincuencia ha matado a dos taxistas, ha robado seis vehículos, y despojado de sus pertenencias a 26 cadetes que están afiliados a esa organización.

“Esta situación nos preocupa, porque con la Policía no se puede contar mucho, porque los oficiales siempre llegan después de que el robo se produjo, y la delincuencia vemos que está muy activa”, afirmó Bermúdez.

El taxista Alejandro César Noguera Collado, de 48 años, cadete del taxi Hyundai blanco, placa M03746, murió el pasado fin de semana al recibir un balazo en el hombro derecho por parte de tres supuestos pasajeros.

“Encomendarse a Dios”

Luis Tercero, Vicepresidente del Movimiento Unido de Transportistas Nicaragüenses, aseguró que por fortuna ningún miembro de esa organización ha muerto a manos de los delincuentes, pero que ya han sido asaltados 15 de ellos, y 30 vehículos han sido robados en este año.

“Lo primero que le recomendamos a los taxistas es que se encomienden a Dios cuando van a trabajar, que analicen al pasajero bien antes de montarlo, y que también tengan cuidado con las mujeres, porque ellas también andan robando; además, les recomendamos no trabajar a muy altas horas de la noche”, dijo Tercero. Bermúdez aseveró que los trabajadores del volante se ven forzados a trabajar a altas horas de la noche, debido a la falta de dinero y de pasajeros que ha ocasionado el hecho que el Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua (Irtramma) haya otorgado ilegalmente 270 nuevas concesiones a taxistas desde el pasado 11 de agosto a la fecha.

“No hemos podido instalar el rastreador satelital (GPS) en los taxis, porque resulta muy costoso, por eso necesitamos mayor coordinación con la Policía”, expresó Bermúdez.

Buscamos la reacción sobre el tema del comisionado mayor Roberto González, jefe de la Policía de Tránsito Nacional, pero éste no ha contestado nuestra solicitud.