• |
  • |
  • END

Paradójicamente, en uno de los proyectos impulsados por el gobierno donde según los discursos pretende beneficiar con viviendas a los más necesitados, se están violentando los derechos humanos y laborales de 208 obreros de la construcción, quienes se armaron de valor para denunciar a quien los contrató.

Los obreros de la construcción al iniciar esta semana decidieron suspender las labores en el proyecto Casa para el Pueblo, de Ciudad Sandino, ubicado contiguo al asentamiento El Quilombo, debido a que aseguran que el contratista José Bernabé González ha violentado sus derechos humanos, laborales, y quiso tenderles una trampa.

“El contratista nos dijo que nos presentáramos a trabajar a este miércoles (hoy), pero cuando vemos este lunes ya habían traído a una cuadrilla nueva de trabajadores, según ellos, para levantar una pared de losetas, pero es mentira, los trajeron para reemplazarnos y despedirnos argumentando que nosotros habíamos abandonado el trabajo”, afirmó Yáder Estrada Vargas, dirigente de los obreros.

El dirigente de los obreros supone que “el presidente (Daniel) Ortega debe darse cuenta de lo que está pasando aquí, porque esto es parte del gobierno, y él está permitiendo que ocurra esto, porque él está arriba y manda a su gente. Esperamos que se ponga la mano en la conciencia y nos ayude”, señaló.

Violación a derechos laborales

Los trabajadores de Casas para el Pueblo aseveraron que el contratista no les brinda el equipo de protección para realizar sus funciones. No tienen derecho a vacaciones y devengan salarios de entre 500 y mil 600 córdobas a la catorcena, en dependencia de la actividad que desarrollen. Además, el empleador no les paga su respetivo Seguro Social.

“Según lo que nos han dicho, es que aquí sólo se está pagando el seguro de muerte. Nosotros no tenemos cómo llevar a nuestros hijos a consulta cuando se nos enferman porque no nos dan la colilla del INSS”, expresó Estrada.

El ayudante de la construcción Marlon Aguirre Reyes, de 34 años, habitante de El Quilombo, dijo que el contratista José González quiso despedirlo sólo porque solicitó unos días de vacaciones debido a que hace cuatro meses había enfermado de pulmonía por estar sacando agua de una zanja.

“Yo lo busqué a él para pedirle que me ayudara con algunos medicamentos para curarme, y él me dijo que yo ya no le servía a la empresa, que me fuera a mi casa a descansar y me fueran a botar en una carretilla”, relató Aguirre.

Los quejosos dijeron que desde que inició la construcción de las casas, hace cinco meses, no les han proporcionado un servicio higiénico donde puedan hacer sus necesidades.

Dueños del proyecto perdidos

Ricardo Espinoza, gerente de proyecto de Inmobiliaria Mediterráneo y/o Inversiones S.A., empresa que fue favorecida con la adjudicación de la construcción de las casas, se presentó al lugar, y para sorpresa de todos los presentes dijo desconocer todas las violaciones que estaban ocurriendo.

“Nosotros le dimos el trabajo al subcontratista (José González), ahorita estamos viendo cómo es el problema y buscando cómo resolverlo para que no pase a más, nosotros le dimos un trabajo al subcontratista y él tiene que garantizármelo y garantizarles sus derechos a sus trabajadores, él tiene después que pasarnos el registro de las colillas del INSS”, dijo Espinoza.

Aseveró que los nuevos trabajadores llegaron a instalar el muro de losetas que rodeará el proyecto.

Mitrab les cayó

Mario Morales, Inspector del Trabajo del Sector Construcción, del Ministerio del Trabajo (Mitrab), llegó a medirle las costillas al subcontratista, pero éste no estaba en el lugar, y desde el pasado lunes no ha dado la cara a los trabajadores, sin embargo, advirtió al representante de Inversiones S.A. que deben pagar sus prestaciones y salarios a los obreros.

“Aquí se han estado dando inspecciones, pero la verdad es que el subcontratista no ha cumplido, hemos venido a solicitar que se muestre el pago de prestaciones sociales, del seguro social, de vacaciones y de aguinaldo, y el subcontratista que lleva esta obra no ha mostrado nunca ninguna documentación respecto a la situación laboral”, explicó Morales.

Los están explotando

El secretario general del Sindicato de Carpinteros, Albañiles, Armadores y Similares, Nilo Salazar Aguilar, afirmó que el subcontratista violó totalmente el convenio colectivo de los trabajadores por despedir a trabajadores sin previa notificación y sin darle su respectivo salario.

Nuevos trabajadores

Gonzalo Silva, subcontratista de la empresa Monilit, es la persona que se presentó este lunes a las instalaciones del proyecto con 20 hombres. Al ser consultado explicó que ellos no llegaban a sustituir a los antiguos trabajadores, aunque reconoció que muchos de éstos ya habían recibido liquidaciones.

“Nosotros no venimos a reponer a estas personas, yo no sé cuál será el problema que tienen con su empleador, pero tengo entendido que a más del 95 por ciento de ellos ya les cancelaron su salario, aunque ellos dicen que no les han pagado, pero eso hay que verificarlo con el contratista”, aseveró Silva.

Explicó que el único trabajo que tienen encomendado realizar en ese proyecto es la instalación del muro perimetral hecho de losetas.