• |
  • |
  • END

TEGUCIGALPA / AFP

Delegados del gobierno de facto de Honduras y del depuesto Manuel Zelaya comenzaron a debatir su restitución, tras haber acordado ayer martes siete de los ocho puntos claves del plan que busca una salida a la crisis política, dijeron ambas partes.

“Ya empezamos a discutir el punto central y esperamos la respuesta mañana miércoles”, declaró a la prensa Mayra Mejía, una de los tres negociadores de Zelaya, tras concluir la ronda de ayer martes.

Mientras, la ex magistrada Vilma Morales, negociadora del gobernante de facto Roberto Micheletti, precisó: “Se avanzó un 90%, empezamos a dialogar el punto central y el miércoles continuamos en el planteamiento de diferentes escenarios y alternativas”.

Emisario EU se reúne con representantes de varios sectores

En tanto, un funcionario del Departamento de Estado norteamericano, Gregory F. Maggio, se reunió anoche con representantes de diferentes sectores hondureños en la embajada estadounidense en Tegucigalpa, dijo a la AFP una fuente que pidió el anonimato.

Maggio, funcionario de Asuntos Extranjeros del Departamento de Estado, “estaba interesado en que el diálogo fructifique, que resuelva este problema, y abrigaba la esperanza en las comisiones”, afirmó la fuente cercana al depuesto presidente Manuel Zelaya.

Representantes del presidente depuesto y de las autoridades de facto que encabeza Roberto Micheletti reanudaron este martes, en un hotel de Tegucigalpa, una nueva ronda de diálogo para tratar de resolver la crisis originada por el golpe de Estado del 28 de junio.

El asunto más espinoso del diálogo es la restitución del mandatario depuesto, a lo que hasta ahora se han opuesto los golpistas.

Luego del golpe, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, exigieron la restitución de Zelaya.

Para presionar a las autoridades del gobierno de facto, Estados Unidos suspendió los programas de ayuda financiera y canceló la visa a Micheletti y a decenas de sus colaboradores.

Zelaya cambia a negociador más combativo

Hay que destacar que el depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, relevó a uno de sus tres negociadores en el diálogo con el gobierno de facto, un combativo líder sindical que rechazó firmar el acuerdo en que el mandatario desiste de convocar a una Asamblea Constituyente.

Juan Barahona, de 55 años, fue sustituido, con su consentimiento, por el abogado Rodil Rivera, uno de los asesores de Zelaya, al iniciar una ronda decisiva en las conversaciones que buscan una salida a la crisis desatada por el golpe de Estado del 28 de junio.

Rivera se sumó al equipo de Zelaya integrado por sus ministros de Gobernación y Trabajo, Víctor Meza y Mayra Mejía, respectivamente.

“No firmé, no estoy de acuerdo. Nunca vamos a renunciar a la Constituyente. Pero seguimos apoyando al presidente Zelaya”, afirmó Barahona, quien anunció que redoblará en las calles la lucha por una nueva Carta Magna.

Barahona es uno de los coordinadores del beligerante Frente de Resistencia contra el Golpe de Estado, que a diario realiza manifestaciones para exigir la restitución de Zelaya y la convocatoria a una Asamblea que reforme la Constitución, por considerar que la actual sirve a los “intereses de la oligarquía”.

Barahona insistió en que sólo el retorno al poder de Zelaya, refugiado en la Embajada de Brasil desde hace tres semanas, legitimaría las elecciones del 29 de noviembre, hasta ahora no avaladas por la comunidad internacional si se realizan bajo el régimen de facto.

El gobernante de facto, Roberto Micheletti, ratificó que los comicios son la solución al conflicto, en tanto que Zelaya habría aceptado su realización en esa fecha siempre y cuando sea restituido en el poder.