•  |
  •  |
  • END

El ex contralor General de la República Agustín Jarquín Anaya, y la presidenta de la Comisión de Probidad de la Asamblea Nacional, Miriam Argüello, calificaron de “grave y lamentable” el hecho de que 294 informes de auditoría interna, hayan caducado en escritorios de la Contraloría.

“Esto es una situación grave, muy seria, y el Consejo contralor debe pronunciarse al respecto, porque la Constitución se los manda y la Ley Orgánica también”, dijo Jarquín Anaya, también diputado aliado del partido de gobierno.

“Recordá que los contralores, según la Constitución, pueden ser considerados cómplices de un acto anómalo cuando no actúan conforme la ley, y por eso es urgente que se pronuncien y hagan lo que sea necesario para sancionar a los responsables”.

Jarquín Anaya consideró “muy seria” la situación de la Contraloría, cuya credibilidad ha venido de más a menos, sobre todo desde que asumió el poder el presidente Daniel Ortega y por eso es necesario que los colegiados vuelvan por su fuero y no dejen morir lo casos.

Asamblea puede citar a colegiados

Añadió que entre sus facultades, la Asamblea cuenta con la de fiscalizar el buen funcionamiento de las entidades públicas, y que eso podría dar lugar a que se cite a los contralores para que expliquen qué está ocurriendo en situaciones como ésta.

Diputada Miriam Argüello: “Es lamentable”

La presidenta de la Comisión de Probidad de la Asamblea Nacional, Miriam Argüello, por su lado, lamentó el hecho de que todo el trabajo de los auditores internos de varias instituciones haya quedado guardado en los escritorios.

“Definitivamente, como ciudadana y como diputada, debo lamentar esta situación que se ha dado en la Contraloría, pero también hay que tomar en cuenta el precario presupuesto que se le da a la Contraloría”, dijo Argüello.

Indicó que en la nueva Ley Orgánica de la CGR, aprobada hace unos meses, se pretendió establecer un porcentaje fijo del presupuesto para el ente fiscalizador, pero que esa intención no fue respaldada por el resto de los diputados.

Contralor Hernández: “Nadie está a salvo”

El contralor Lino Hernández dijo que luego de enterarse de la enorme cantidad de casos que caducaron en manos de la Dirección General de Fortalecimiento y Control Interno de la Contraloría, pidieron un pronunciamiento de la Dirección General Jurídica del ente fiscalizador para determinar si los encargados del área merecen una sanción.

“Nosotros estamos esperando lo que diga la jurídica, no es que no vayamos a hacer nada y que los responsables ya se salvaron, sino que debemos esperar el aspecto jurídico porque la ley es clara”, indicó.

Hernández dijo que todos los casos que caducaron corresponden a un período en el que él y otro de los colegiados, no estaban en el ente fiscalizador, “pero como miembros actuales asumimos el costo de lo que esto significa”.