Mauricio Miranda
  •  |
  •  |
  • END

La Alcaldía de Managua, así como el resto de gobiernos locales en todo el país, sufrirán otro golpe en sus finanzas, luego que la Asamblea Nacional aprobara el tercer recorte al Presupuesto General de la República, que implicó una reducción de 55 millones 807 mil 369 córdobas en concepto de “transferencias municipales” para este cierre de año.

En el caso particular de la alcaldía capitalina, el concejal conservador Luciano García dijo que el recorte, sin duda, afectará a las obras y proyectos que dependen de los gastos de capital.

“Esto es un golpe más hacia la parte de obras de capital de los managuas, es decir: menos calles, menos aceras, menos proyectos sociales, menos puentes peatonales, menos dinero para inversión”, afirmó García.

La confirmación de este recorte ocurre justamente cuando la Alcaldía de Managua atraviesa una de sus peores crisis económicas y de credibilidad alrededor de la transparencia en la utilización de los recursos de la entidad.

Por un lado, la caída en las recaudaciones ha obligado a dos reajustes presupuestarios que han significado recortes por el orden de los 180 millones de córdobas en lo que va del año. Por otro lado, se mantienen los cuestionamientos sobre la calidad y el ritmo de ejecución de obras en los diferentes distritos capitalinos.

De acuerdo con el presupuesto aprobado en septiembre pasado en la Alcaldía de Managua --donde se especifican los últimos recortes efectuados por la administración de Daysi Torres--, el gobierno central tenía pendiente una transferencia de 36 millones de córdobas para el gobierno municipal capitalino.

La asignación estaba estipulada con la salvedad: “Las transferencias del gobierno central están sujetas a confirmación por el Ministerio de Hacienda”.

Esos 36 millones de córdobas, son los que resultarán afectados con la decisión que tomaron los diputados en el seno de la Asamblea Nacional ayer, de recortar 55.8 millones de córdobas que estaban destinados para “transferencias municipales”.

De esos 55.8 millones de córdobas, 16 millones correspondían a gastos corrientes y 39.7 millones a gastos de capital.

“Esto es una rayita más de las consecuencias del fraude. Seguimos pagando las consecuencias del fraude electoral de 2008”, dijo el concejal Luciano García.

Según él, este recorte aumenta la posibilidad de que la administración de la alcaldesa Daysi Torres, y del secretario general, Fidel Moreno, tengan que recurrir al despido de trabajadores, sector que hasta ahora no ha sido afectado.

“Hasta ahora la administración de la alcaldía se ha encargado de garantizar la planilla y le han quitado a la parte de capital”, dijo, “pero vienen despidos, y esos están contemplados en el último presupuesto con las partidas asignadas para indemnización”. “Ya lo venían calculando, esto es compadre hablado”, afirmó.

El concejal liberal Róger Mayorga dijo que el recorte para las municipalidades con esta nueva reforma al Presupuesto General de la República, “va a ser parejo”.