José Adán Silva
  •  |
  •  |
  • END

La entrada en vigencia de una ley de promoción de viviendas sociales, el desembolso millonario de fondos del Seguro Social para el sistema bancario y una serie de mecanismos de facilitación de gestiones y trámites burocráticos, tienen animado al sector de la construcción de cara a 2010.

Alfonso Silva, de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua, dijo que las expectativas del sector, con la suma de los factores positivos, es de un crecimiento de ventas de más del 40 por ciento en comparación al año 2008, cuando el flujo de adquisiciones de viviendas cayó en un 70 por ciento.

Según Silva, este año las urbanizadoras iniciaron un primer semestre “tibio”. Luego, en el segundo semestre, las ventas mejoraron tímidamente, pero mejor en comparación al segundo semestre de 2008.

Leve mejoría

“El proceso en el segundo semestre se enderezó. La mayoría de nuestros asociados tuvieron un leve repunte de sus ventas en comparación con 2008, cuando fue muy violenta la caída de ventas”, dijo, explicando que a eso contribuyó la organización de varias ferias de viviendas y una alianza con el sistema bancario.

“Hay un leve repunte, antes hubo empresas que no vendieron nada y ahora venden cinco, seis y siete casas por mes, sobre todo en viviendas populares, de precios menores a 30 mil dólares”, explicó Silva, quien de paso manifestó el optimismo que reina en el sector por la entrada en vigencia de la Ley de Promoción de la Vivienda Social.

“Estamos optimistas con la entrada en vigencia de la ley, porque hay dos componentes, y uno ya lo discutimos con los gerentes de créditos hipotecarios de los bancos, que es cómo se va a aplicar el subsidio y la tasa de interés, y eso tiene que ver cómo ellos van a recuperar ese crédito fiscal, que era la preocupación de los bancos”, detalló.

Agilización

Según Silva, el Ministerio de Hacienda le dio certeza a los bancos de que las reformas tributarias no afectarían el subsidio establecido en la ley para la promoción de viviendas de interés social, “porque la construcción de viviendas genera una cantidad de tributos adicionales que no están dentro de los márgenes afectados por la reforma tributaria”.

Además, de acuerdo con Cadur, se trataba de resolver los mecanismos que tuvieran los bancos para garantizar sus créditos. También se coordinó con el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural los mecanismos para hacer llegar los fondos y los beneficios a los ciudadanos y garantizar a las empresas constructores la agilización de sus gestiones, mediante la creación de una ventanilla única de atención.

Con esas condiciones, la proyección de Cadur es la venta de entre 5 mil y 7 mil casas de interés social entre precios de 12 y 15 mil dólares.

Tasas nunca vistas

Para Silva, lo novedoso del nuevo contexto es que la ley establece un subsidio estatal del 3 por ciento para viviendas nuevas cuyo valor sea de hasta 13,990 dólares; un 2.5 por ciento de subsidio por casas de precio hasta 15,999 dólares, y 2 por ciento de subsidio para casas de hasta 19,999 dólares.

Además, hay un fondo del INSS en los bancos por hasta 45 millones de dólares para financiar viviendas menores de 30 mil dólares, con tasas fijas del 8 por ciento a plazo fijo de 10 años.

“Lo interesante es que los ciudadanos pueden combinar tasas del INSS y subsidios, si querés comprar una casa de menos de 30 mil y si se le aplica la tasa de interés de 8 por ciento, menos el subsidio, sería una tasa nunca vista de menos del siete por ciento”, dijo.