•  |
  •  |
  • END

Los empujones contra el portón de hierro ubicado en la entrada principal de la maquila Sae-A Tecnotex, le provocaron dolores abdominales y a continuación un recio sangrado vaginal que culminó con un aborto, pues tenía un embarazo de un mes y 15 días, según el médico que le estaba atendiendo el proceso de gestación.

Aunque a ella no le gusta hablar de ese episodio y ni siquiera quiso hacer público su nombre, sus compañeros lo relataron en voz alta para que los medios de comunicación conocieran la magnitud de la violencia que utilizaron los agentes de seguridad de esa empresa de zona franca y empleados afines a los intereses de los dueños, contra los 32 trabajadores sindicalistas que llegaron a reclamar sus derechos por haber sido injustamente despedidos por formar un sindicato.

Ayer, estas 32 personas se presentaron al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, para denunciar oficialmente la agresión que ocurrió el 27 de septiembre pasado, cuando quisieron ingresar a la empresa, para reintegrarse a sus labores, ya que el Ministerio de Trabajo dejó sin efecto los despidos de al menos 300 personas que integraban el sindicato.

Sindicatos blanco y negro

Relataron que ese precisamente fue su pecado, crear un sindicato de trabajadores que pronto sus superiores y adversarios, de otra organización sindical, comenzaron a llamar despectivamente “sindicato negro”.

Los denunciantes ante el Cenidh señalaron directamente a Brenda Moya, Olga Valle, Josefa Ruiz y Pedro Ortega, de ser los gestores de la violencia y miembros del mencionado sindicato blanco.

EL NUEVO DIARIO intentó comunicarse con Josefa Ruiz vía telefónica, pero cuando la periodista preguntó que si ella era sindicalista de la zona franca cortó la comunicación. En un segundo intento, la persona que contestó el teléfono, aparentemente la voz de una mujer, gritó palabras impublicables en este medio de comunicación, y de nuevo cortó la comunicación.

Asimismo, trabajadores de la empresa maquiladora VF-Jeanswear Nicaragua, también denunciaron el despido de nueve trabajadores, todos miembros de un recién formado sindicato.

Mitrab los amparó

Estos trabajadores despedidos se ampararon en la Confederación Sindical de Trabajadores “José Benito Escobar”, CST-JBE, para que respaldara su causa. En ese sentido, Miguel Ruiz, Secretario General de CST-JBE, hizo un llamado al presidente Daniel Ortega para que respalde sus derechos y evite las arbitrariedades de los dueños de las maquilas.

EL NUEVO DIARIO intentó comunicarse con los directivos de las dos empresas, uno de ellos el gerente general de la Sae-A Tecnotex, Song Don Son, pero ni éste ni los demás estaban disponibles para atender a los medios, ni siquiera a través del correo electrónico.