Martha Vásquez Larios
  •  |
  •  |
  • END

Una vez más, el Tribunal de Apelaciones de Managua mandó a dividir 169 mil 602 dólares incautados al crimen organizado, entre la Corte Suprema de Justicia, CSJ, y la Policía Nacional en partes iguales, es decir, 84 mil 801 dólares cada institución.

El dinero fue decomisado a Federico Martínez Mendoza, de origen mexicano, por lavado de dinero, quien fue capturado en diciembre de 2008 cerca del supermercado La Colonia de Plaza España, cuando portaba una maleta con el botín.

El juicio oral y público terminó en febrero de 2009, con un fallo de culpabilidad para el acusado, y el juez Jaime Alfonso Solís mandó, mediante sentencia, a depositar todo lo decomisado a las cuentas de la CSJ, por tal motivo, la PGR apeló la sentencia en lo que respecta a la división de bienes.

A casación

El martes 13 de octubre, la PGR fue notificada de la sentencia del TAM, pero al no estar de acuerdo con tal resolución --porque nuevamente se ignoró la Ley 285--, recurrirá de casación ante la Corte Suprema de Justicia.

“Una vez más no se cumple con lo que dice la Ley, y la PGR defiende los intereses del Estado y de la Hacienda Pública”, aseveró el procurador auxiliar penal, Francisco Mairena.

Mientras tanto, la posición del Procurador General de la República, Hernán Estrada, es que se cumpla con lo que establece la Ley 285 (artículo 88), en cuanto a la distribución de los bienes incautados, producto del narcotráfico.

Suspenden lectura de sentencia

La lectura de sentencia para el caso conocido como Frank Oviedo y compañía, estaba programada para el 15 de octubre, pero no se dio porque, según fuentes extraoficiales, había que modificar la sentencia en cuanto a la división de bienes, ya que estaba totalmente inclinada hacia las arcas de la CSJ y habría que distribuir con más disimulo, después de lo publicado por EL NUEVO DIARIO.

Además, se tenía que cumplir con lo orientado en la reunión secreta de algunos magistrados con jueces de juicio de Managua, realizada la semana pasada.

En cuanto a la división de bienes, acordaron que “hay que seguir priorizando las cuentas de la CSJ, pero hay que tener más cuidado”, aseguró la fuente, que prefirió el anonimato.

Buen “pastel”

En este caso en el que fueron procesados los miembros de la ex Resistencia Nicaragüense, Frank Enrique Oviedo Fuentes y José Domingo Molina Treminio, y los extranjeros Diógenes del Carmen Estribí Serrano y Félix Antonio Castro Hernández, se decomisaron un cabezal marca International, dos automóviles Mercedes Benz y una camioneta Hyundai.

Además, una camioneta Toyota doble cabina, un vehículo Toyota Yaris, un carro Hyundai Accent, una moto Ski, marca Seadoo, y una moto Ski, marca Yamaha.

La PGR en su momento solicitó el decomiso de bienes muebles e inmuebles,  en total 39 propiedades (casa y fincas rústicas) ubicadas en Rivas, Ometepe, RAAS, San Benito, Masaya, Chontales y Managua, las que fueron obtenidas producto del transporte de droga y del lavado de dinero.

También solicitó el decomiso de 228 mil dólares. En cuanto a los bienes inmuebles se solicitó que la autoridad (jueza Adela Cardoza) ordenara la subasta, y que el producto de ésta se distribuyera según lo que establece la ley.

El estimado del dinero proveniente del narcotráfico, lavado a través de la compra de propiedades, es de más de un millón de dólares.