•   PUERTO CABEZAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Sólo un tsunami, terremoto, huracán o el diálogo podría parar la toma de la Casa de Gobierno. La decisión está tomada y vamos hacia la toma, manifestaron el Wihta Tara Héctor Williams, junto a su asesor Óscar Hodgson, quienes la tarde de ayer comparecieron ante los medios de comunicación para reafirmar la decisión anunciada desde el pasado 19 de abril, cuando proclamaron su independencia.

El gran juez Héctor Williams manifestó que han sido pacientes con la espera para el recibimiento de la Casa de Gobierno, considerando que en otras partes del mundo, después de una proclama de independencia, el gobierno pasa de inmediato a las nuevas autoridades, pero que aquí les hemos dado seis meses para que nos entreguen todo en orden.

Agregó que hasta la tarde de ayer, unos 2 mil 500 seguidores del movimiento independentista habían llegado a esta ciudad provenientes de las diferentes comunidades, esperando más gente que llegaría entre ayer y hoy sábado.

Niega apoyo del narcotráfico

El gran juez negó los rumores que se escuchan en la ciudad, en cuanto a que han recibido financiamiento y armas del narcotráfico asentado en los litorales de la región.

“Toda la ayuda que hemos recibido ha sido de parte de la gente de distintos partidos políticos, incluso de los mismos Yatama, que al inicio nos entregaron alimento”, expresó Williams.

Diálogo descartado

Oscar Hodgson, en su calidad de asesor del movimiento, dijo a su regreso de Managua que no fue posible establecer un diálogo con el presidente Daniel Ortega, sin embargo, manifestó que sus teléfonos quedan abiertos en espera de cualquier llamada de parte del gobierno, con el interés de buscarle una respuesta al movimiento.

Apuntó que las horas y los minutos se están agotando, considerando que el domingo en horas de la mañana se concentrarán en el parque, para después iniciar una marcha por las distintas calles de la ciudad, que concluirá con la toma de la Casa de Gobierno.

Temor entre comerciantes

Varios comerciantes y dueños de distribuidoras mostraron su preocupación por la posibilidad de que sus negocios sean saqueados por los manifestantes, que han comenzado a llegar a la ciudad, y al no tener comida para alimentarlos, es muy probable que los envíen a saquear, dijo uno de ellos, que pidió el anonimato.

Los vendedores de productos básicos dijeron que ha habido mucha afluencia de personas que han estado comprando comida al por mayor, por si acaso la situación se torna más compleja y no se puede salir a comprar.