•  |
  •  |
  • END

Desde horas de la mañana de ayer, varias personas que suscribieron contratos con la compañía de capital canadiense Marca Móvil S.A., se presentaron ante las oficinas de esa firma, ubicada en el kilómetro 2.5 de la carretera a Masaya, contiguo a Alke, para demandar que les entreguen sus vehículos o el dinero que pagaron por las máquinas, pues dicen que la empresa no está entregando los carros prometidos.

Francisco Hernández y Byron Páramo explicaron que hace unos dos meses se presentaron por separado ante las oficinas de Marca Móvil, interesados por obtener una motocicleta, debido a que los precios de la misma oscilaba entre los 300 y los 500 dólares, a cambio de que los compradores portaran publicidad en sus vehículos por un período de un año a partir de que le entregaran la máquina, además de participar en una caravana un sábado o domingo de cada mes.

Hernández comentó que pagó 500 dólares por una motocicleta, pero después de más de dos meses todavía no se la han entregado, sin embargo, reconoció que en el contrato se establece que el período de entrega de la moto es de entre uno y 180 días.

Elí Ayala, otra de las personas que llegó a plantarse frente a Marca Móvil, indicó que él pagó 2 mil dólares desde hace más de tres meses para obtener un automóvil, sin embargo, ayer que se presentó a las instalaciones, le pareció extraño que en el lugar ya no había motos de muestra, cuando hace unas semanas había más de 20 motocicletas, pero, además, el personal del local es diferente cada vez que llega a preguntar por su carro.

“Entrás y te das cuenta de que todo está desalojado”, dijo Ayala, quien junto a Páramo indicaron que tienen desconfianza de que Marca Móvil les entregue el dinero o el vehículo.

Ejecutivos anónimos

EL NUEVO DIARIO solicitó hablar con el gerente general de la empresa, y aunque permitieron entrar al periodista, evitaron la entrada de nuestro reportero gráfico, Alejandro Sánchez.

Al entrar, el periodista fue escoltado por agentes de seguridad hasta una oficina, en donde lo esperaba un ejecutivo de la compañía, quien evitó identificarse.

“La gente está sofocada porque quiere su artículo (a pesar de que) ellos firmaron un contrato estipulado de uno a 180 días (para entregarles el producto). A ninguno se le ha incumplido”, es parte de lo primero que dijo el personero de la empresa.

“Nosotros decidimos parar un poco las entregas porque estamos abriendo sucursales (en León, Chinandega y Estelí). Ya entregamos más 250 motos y alrededor de 35 vehículos”, agregó el representante de Marca Móvil; sin embargo, dijo no saber cuántos contratos y solicitudes había hasta ayer por parte de sus clientes para adquirir vehículos.

Minutos después, entró a la oficina otra ejecutiva de la empresa, quien tampoco se identificó, pero contradijo las palabras de su compañero de trabajo: “Hemos entregado 500 motos y 27 automóviles”, dijo, y luego ambos entraron en discusión intentando ponerse de acuerdo sobre la cantidad de carros entregados. Al final, concluyeron que son “más de 30 automóviles”.

Apoderado legal

Segundos después, entro un tercer ejecutivo a la oficina, quien se identificó como Wilfredo Bárcenas Moraga, apoderado legal de Marca Móvil. “La desconfianza de la gente es la desesperación. Su temor es comprensible, pero el contrato es específico, de entre uno y 180 días”, insistió a END, luego de prometer que la empresa pagará a quienes quieran que se les regrese el dinero que entregaron.

El primer ejecutivo que nos atendió confirmó que las motocicletas son vendidas a costos que oscilan entre los 300 y 500 dólares, y que el costo de los automóviles es de 2 mil dólares, más los compromisos de portar publicidad por un año para las motocicletas y tres años para los carros.

Marca Móvil se autodefine en su página web como una “Agencia de Publicidad de capital canadiense enfocada a la comercialización e implementación de estrategias de publicidad móvil exterior”.

Además, aseguran ser una empresa filial de Mobile T Shirts, Incorporated, que mantiene oficinas corporativas en la ciudad de Vancouver, Canadá.