•  |
  •  |
  • Tomado de www.telesurtv.net y Agencias

El presidente Daniel Ortega afirmó hoy que Estados Unidos ha sido complaciente con el gobierno de facto hondureño y que no han querido definir la situación de ese país como golpe de Estado para no retirar su base militar en Palmerola. "Estados Unidos ha sido complaciente y no califica el golpe militar, porque según las leyes si lo hacen tendría que retirar la base de Palmerola", reclamó el mandatario en la VII Cumbre de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de América (ALBA) que se realiza en Bolivia.

Ortega agregó que al gobierno norteamericano le importa más sus intereses militares que los intereses civiles y de orden democrático por lo que prefieren pronunciarse "a medias " contra el golpe. Denunció que las conspiraciones contra el Gobierno de Manuel Zelaya venían caminando desde hace tiempo a través de los organismos de inteligencia de Estados Unidos.

El mandatario llamó al pueblo hondureño a no dejarse convencer por los discursos del régimen de Micheletti y a que continúen su lucha por la democracia. "Es imposible decirle al pueblo hondureño a que no asuma otra forma de lucha que no sea la que se esta haciendo. Es realmente preocupante que esto hubiera pasado", expresó

Imperialistas tratan de entorpecer integración del ALBA
Más temprano, a su llegada al aeropuerto de Cochabamba para participar en el encuentro, Ortega expresó que los enemigos de los pueblos han tratado de entorpecer el proceso de integración de la Alianza Bolivariana para las Américas con el "golpe militar que lanzaron" en Honduras. "Pero desde Bolivia le decimos al pueblo de Honduras que estamos con su lucha y que estamos seguros de su historia", aseguró.

De acuerdo al mandatario, "estos son momentos que llaman a la unidad y a la integración" de los pueblos de América "para romper las cadenas que los imperialistas de las tierras aún imponen". "Hoy más que nunca frente a las arremetidas del imperio en toda nuestra región, frente al daño irreparable que la tiranía del capitalismo global está provocando en todos nuestros pueblos no queda más que la unidad y la vida", precisó Ortega, quien fue el último en llegar a la cita.