Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

Los contralores aprobaron la contratación de Rodolfo Danilo Escobar Wong como director Administrativo Financiero del ente fiscalizador, aun cuando esta misma persona fue sancionada por los colegiados durante la administración de Arnoldo Alemán y fue acusado en el período de Enrique Bolaños, en el caso conocido como los “Camionetazos”.

La decisión la tomaron por mayoría de cuatro contra uno el pasado jueves ocho de octubre, en una sesión ordinaria en la que pasaron por alto la resolución votada por ellos mismo en septiembre del año 2005, en la cual sancionaron a Escobar Wong y a otros ex directivos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, por incurrir en acciones irregulares con fondos de esa entidad.

“El señor Escobar Wong fue contratado por esta Contraloría y hoy, ya tomó posesión de su cargo”, dijo el presidente de la entidad fiscalizadora, Guillermo Argüello Poessy.

Escobar Wong llega a ocupar el cargo en el que hasta finales del mes de agosto estuvo René Ruiz Tablada, quien renunció después de que EL NUEVO DIARIO hizo pública su participación en la autorización de obtener de dinero de un proyecto que financia el BID, para resolver asuntos personales de cuatro empleados que fueron despedidos por los contralores.

El mismo caso de Antonio Alemán

La Contraloría General de la República (CGR) sancionó a Escobar Wong; Antonio Alemán, hermano del ex presidente Arnoldo Alemán; al ex titular del INSS, Martín Aguado; Martha McCoy; Roberto Moreno; Antonio Jarquín, y a Jorge Castillo Quant, actual Presidente del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), con sanción administrativa y responsabilidad civil por entregar indiscriminadamente supuestas ayudas sociales en el período de Alemán, que luego no se pudieron justificar.

“El informe de auditoría especial de este caso señala que de acuerdo con la documentación recabada, notificación de hallazgos y demás diligencias propias de la auditoría, se comprobó plenamente que el señor Antonio Alemán Lacayo, ex Secretario Ejecutivo (cargo inventado) de la entidad auditada, autorizó sin estar plenamente facultado ayudas sociales a personas naturales para compra de boletos aéreos cuyo importe total asciende a la cantidad de 57 mil 877.64 córdobas”, dice la resolución de la CGR, basándose en una auditoría interna del INSS.

“Tanto el doctor Alemán (hoy magistrado de la Corte Suprema de Justicia) como los miembros del Consejo Directivo del INSS, quienes estuvieron vinculados directamente con los desembolsos bajo el concepto de ayudas sociales otorgadas a personas naturales, carecen de justificación, dado que se efectuaron al margen del Reglamento de Otorgamiento de Ayudas Sociales”, señala el informe.

Alemán y Escobar Wong, entre otros directivos, justificaron el hallazgo de los auditores expresando que autorizaron los pagos por circunstancias de emergencia expuestas por los beneficiarios de las ayudas.

“Después de analizar las alegaciones de cada uno de los nominados ex funcionarios, éstas no constituyen justificación alguna, ya que si bien es cierto el Consejo Directivo tiene facultad para autorizar ayudas sociales, éstas deben aprobarse en estricto cumplimiento del Reglamento de Ayudas Sociales que para tal efecto fue aprobado, lo que no sucedió en este caso”, dice el informe de auditoría.

“Las erogaciones auditadas se hicieron al margen de las disposiciones legales aplicadas al caso y se hicieron a personas de las que no se encontró ninguna información si eran aseguradas o que realmente eran beneficiadas de los recursos de la entidad auditada, por lo que en este caso, sin lugar a duda existe un perjuicio económico para el INSS, por la suma señalada”, añade.

Los colegiados Guillermo Argüello Poessy, Luis Ángel Montenegro y el suplente Cristhian Pichardo, fueron quienes decidieron sancionar a los implicados y compañía, mientras los contralores liberales Fulvio Palma, disintió de la decisión, y el suplente también liberal Francisco Guerra, se abstuvo de votar.

Argüello Poessy defiende contratación

El contralor presidente, Guillermo Argüello Poessy, reconoció que el nuevo Administrativo Financiero fue sancionado, pero recordó que se amparó de la resolución, y la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, decidió al final que la sanción impuesta era incorrecta.

“Evidentemente, según el supremo tribunal, nos equivocamos al sancionarlo, eso es lo que nos dice la Sala Constitucional”, dijo Argüello.

¿Por qué no defendieron su resolución por lo menos no contratándolo aquí?
Es que no se trata de eso, nosotros tomamos la decisión por mayoría, porque había otro candidato, el ingeniero Mauricio Martínez (hijo del abogado defensor de Arnoldo Alemán), y por eso no fue unánime.

¿Quiere decir que ni siquiera fue porque alguno de los contralores cuestionara lo relacionado a la sanción?
No, eso no tuvo nada que ver.

Los “Camionetazos”

Rodolfo Escobar Wong, según la acusación presentada en su época ante la entonces juez Primera de Distrito del Crimen y hoy magistrada, Juana Méndez, tenía a su nombre una camioneta Toyota blanca, placas 176-767, de las que el entonces director de Ingresos cubrió con las famosas notas de crédito.

Jerez y todos los acusados fueron absueltos en 2004 por un jurado de conciencia.

A mediados de este año, la juez Quinto Distrito de lo Civil de Managua, Margarita Romero, giró oficio al Ministerio de Hacienda y Crédito Público ordenándole pagar más de 12 millones de córdobas en concepto de indemnización al ex titular de la Dirección General de Ingresos, por los vehículos que le fueron intervenidos judicialmente.