•  |
  •  |
  • END

Unos 300 clientes que creyeron ver cumplido su anhelo de tener un carro o una moto, pudieron haber sido estafados por los socios de la empresa de servicios publicitarios Marca Móvil S.A., quienes desde la semana pasada no han dado la cara y se encuentran fuera del país.

Todas las señales apuntan a que los clientes de la empresa fueron timados, debido a que ayer se presentó a esas instalaciones el fiscal director de la Unidad Anticorrupción y contra el Crimen Organizado, Javier Morazán, y agentes de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional.

Finalmente, oficiales de la Dirección de Investigaciones Económicas se dieron a la tarea de ocupar los pocos bienes que quedaron de Marca Móvil en el lugar.

Tácticas dilatorias

Doña Josefa Leonor Estrada, de 62 años, originaria de San Rafael del Sur, es una clienta que siente impotencia, molestia y temor de haber sido estafada por los dueños de Marca Móvil.

Ella llegó a esas instalaciones el pasado 15 de julio, y entregó 2 mil dólares en concepto de la compra de un carro Suzuki, el cual supuestamente recibiría el pasado 15 de septiembre, después en octubre… y ahora los socios ya se fueron.

Dejaron a vendedor a cargo

La empresa supuestamente fue construida con capital canadiense. Cuenta con cuatro sucursales en diferentes departamentos del país (Managua, León, Chinandega y Estelí), y tienen seis meses de estar operando, tiempo en que prometían a los clientes entregarles el vehículo.

Los socios, hasta el momento fantasmas, no se han presentado a la empresa. Wilfredo Bárcenas y Aura Montalbán, representante legal y gerente general de Marca Móvil respectivamente, tampoco dieron la cara a los furiosos clientes, ayer, pero sí la dio un joven que no podía ocultar su temor, y dudó en varias ocasiones para revelarnos su nombre.

Luego de insistirle, se identificó como Salvador Bendaña, ejecutivo de ventas de la compañía.

Inversionistas alterados

Bendaña afirmó que los inversionistas están “alterados” con los reclamos de las personas, pero que tienen la voluntad de regresarles el dinero a quienes han hecho contrato con ellos, y analizarán los casos de clientes que deseen continuar con el contrato.

Marca Móvil S.A. informó a través de un comunicado, que “ante los señalamientos públicos, las hostilidades, amenazas y actos de violencia en contra de la compañía y empleados, se ven obligados a la suspensión de operaciones en Nicaragua, para así evitar mayores daños”, pero el ejecutivo de ventas aseguró que todo se trató de un mal entendido.

Llamamos al celular de Wilfredo Bárcenas, representante legal de la empresa, pero éste no respondió.

Marca Móvil hizo llegar un nuevo comunicado, donde señala que seguirá “honrando todas y cada una de las solicitudes de anulación de contrato, reembolsando la cuota de inscripción que han abonado nuestros clientes naturales”.

Más de 3 mil clientes

El fiscal Morazán se presentó a las instalaciones de la empresa, y dijo que la misma tenía una cartera de clientes de 3 mil 900 personas, de los cuales al menos 100 tenían contratos pendientes de cumplimiento, pero una fuente de la Dirección de Auxilio Judicial constató que unos 300 estaban con promesas incumplidas.

El fiscal aseguró que el socio de la empresa, de origen mexicano, Jorge Tirado Chávez, se comunicó con el ejecutivo de ventas, y le dijo que estaba en Canadá, pero que llegaría a pagarles a todas las personas que están exigiendo que se les devuelva el dinero.

“Él (socio) no habló (sobre por qué han dejado Nicaragua), lo que dijo es que lo han amenazado de muerte, aunque no aclaró quién, pero que por eso no podía venir”, aseveró Morazán.

El representante del Ministerio Público explicó que si logran determinar que hubo engaño en las contrataciones entre los clientes y la empresa, entonces acusarían por el delito de estafa a los socios y representantes de Marca Móvil S.A.