•  |
  •  |
  • END

Tarde o temprano iba a explotar. La pobreza, el hambre y la necesidad se juntaron para hacer combustión del “big bam” que se aproxima en la Costa Caribe, si el gobierno central no reconoce por la vía pacífica el “self goverment” (autogobierno), como llama el intelectual costeño independiente Dexter Hooker Kain, a las acciones de los miskitos, encabezados por el Consejo de Ancianos de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN.

Para Hooker, originario de Laguna de Perlas, lo que ocurre en la RAAN no es un hecho coyuntural: “Es una cuestión de fondo”, manifiesta, pero además explica que los términos que se han aplicado: “separatismo”, “independentismo” y otros “ismo”, minimizan la profundidad del problema.

Para él, la autonomía --después de 20 años-- ha sido “un rotundo fracaso en cuanto a su objetivo: mejorar la calidad de vida del pueblo de la Costa Atlántica”.

Las cosas han empeorado

“Después de 20 años, las cosas en la Costa han empeorado. Hemos visto que hoy es mejor que mañana, o sea, que no hay futuro, y esto en parte es responsabilidad de los costeños, y, por otra parte, del Estado de Nicaragua”, dice Hooker.

Pero él no culpa a los políticos del gobierno central, más bien se refiere a los funcionarios costeños que están en el gabinete del presidente Daniel Ortega, a quienes Hooker critica por no mediar o buscar una solución a los problemas que agobian principalmente a los indígenas y a los miskitos.

El vacío

“Yo no creo que sea ‘involuntad’ del gobierno central, yo creo que es no entender lo que ocurre en la Costa Caribe”, expresa.

Por esa razón es que Hooker considera que surge este movimiento “self goverment”, como insiste en llamar a los que quieren la independencia del Estado de Nicaragua.

“Hay un espacio vacío que no lo han podido llenar ni los políticos ni los gobiernos centrales, mucho menos los tribunales autonómicos que ya han sido un fracaso. La autonomía ha sido robada por el doctor (Arnoldo) Alemán y por el comandante Ortega; las decisiones finales de la autonomía terminan tomándose en El Chile o en la Secretaría de El Carmen”, puntualizó.