Máximo Rugama
  •   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |
  • END

La apreciada matrona esteliana Guadalupe Corrales, conocida cariñosamente como Lupita, se rindió a la muerte a los 79 años.

Ella era reconocida no sólo por ser alguien con carisma y solidaria, sino por su devoción a la Virgen de Guadalupe, tradición que heredó de su progenitora Guadalupe Morazán, ya fallecida.

Todos los 12 de diciembre, Lupita encabezaba la procesión con la imagen de la Virgen de Guadalupe, desde su casa, ubicada en el barrio “Oscar Benavides”, en la zona centro oeste de la ciudad, hasta llegar a la iglesia Guadalupe, situada en el barrio “José Benito Escobar”, en el sector este.

Desde su adolescencia, Lupita Corrales se puso al frente de la organización de estos eventos como forma de colaboración con su señora madre.

Cuando ésta falleció, la señora Corrales, asumió en su totalidad esta responsabilidad, hasta los últimos días de su existencia.

Lupita descansará en el cementerio municipal San Francisco de Asís, dejando un gran legado de solidaridad cristiana y un ejemplo invaluable de sana convivencia.