elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

La libertad de prensa “se hunde” en Centroamérica, donde Honduras, Nicaragua, El Salvador y Guatemala muestran un fuerte deterioro respecto de años anteriores, según la Clasificación mundial 2009 de Reporteros Sin Fronteras presentada el martes en París.

Venezuela (124º), Colombia (126º) y México (137º) se encuentran entre los países peor considerados del continente en materia de libertad de prensa, sólo superados “en las profundidades de la clasificación” por Cuba (170º de 175), “inamovible dictadura del continente donde la libertad de prensa es inexistente”.

En el otro extremo de la lista, Uruguay (29º) le quita a Costa Rica (30º) el puesto de país latinoamericano mejor considerado, ubicándose en pie de igualdad con muchos países europeos.

En Centroamérica, la organización afirma que el golpe de Estado del 28 junio de 2009 en Honduras (128º) “le costó caro a la libertad de prensa”, mientras que “la inseguridad reinante ya minaba un país como El Salvador (79º), donde las maras castigaron a la prensa antes del asesinato del documentalista (franco-español) Christian Poveda”, ocurrido después de realizada la clasificación.

Nicaragua baja en el escalafón

Estima que “toma un cariz alarmante” en Guatemala (106º) y que en Nicaragua (76º) “las tensiones entre la prensa y el gobierno de Daniel Ortega explican en parte una clasificación inferior a la del año pasado”.

“El otro retroceso importante concierne a Venezuela (124º), (...) donde el gobierno de Hugo Chávez modifica permanentemente las reglas para eliminar progresivamente cualquier prensa crítica del paisaje audiovisual hertziano”, sostiene RSF. “La confiscación inopinada, en agosto de 2009, de las frecuencias de 34 canales y emisoras regionales, responde directamente a este objetivo”.

En Colombia y México “la violencia ambiente, que genera autocensura y temas tabúes, se debe también y por mucho a los representantes de la fuerza pública”.

“México, sumido desde 2006 en un cuasi estado de guerra con la vasta ofensiva federal contra el narcotráfico, mantiene su triste rango de país más peligroso del continente para la seguridad de los periodistas, con 55 asesinados desde el año 2000”.

En Cuba, “las escasas esperanzas suscitadas por el acceso oficial de Raúl Castro a la presidencia, en febrero de 2008, se perdieron rápidamente. Dos nuevos encarcelamientos, llevando a 25 el número de periodistas detenidos en la isla, frecuentes bloqueos de sitios e interpelaciones a blogueros, muestran de forma más general una ausencia de evolución de la situación de los derechos humanos y de las libertades”, sostiene la organización.

El ejemplo de Lula

Las agresiones “están en alza” en Ecuador, que cae al lugar 84, mientras que la tendencia se invirtió en Bolivia (95º), donde “el gobierno ha reanudado poco a poco un diálogo con una prensa que también tiene su parte de responsabilidad en la crisis política del año pasado, sobre todo en los departamentos administrados por la oposición autonomista”.

También Perú (85º) vuelve a subir en la clasificación, “a pesar del reciente cierre de un medio de comunicación por orden del gobierno”, y Paraguay (54º), donde la violencia contra los medios ha retrocedido, según RSF.

Por otra parte, “la costumbre del pluralismo, la democratización del paisaje mediático y, a veces, el descenso de algunos abusos de autoridad y otros intentos de censura”, justifican la clasificación de Argentina (47º) y Uruguay (29º), que están en pie de igualdad con muchos países europeos”.

La organización destaca la eliminación en Brasil (71º) de la Ley de Prensa heredada de la dictadura militar, y los esfuerzos del gobierno Lula en materia de acceso a la información.

Advierte, no obstante, que “el país no ha terminado con una violencia persistente contra los medios de comunicación en las grandes conurbaciones y en las regiones Norte y Nordeste”.