• |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Un grupo reducido de estudiantes universitarios simpatizantes al FSLN y miembros de la Juventud Sandinista, además de trabajadores del Estado afiliados al Frente Nacional de los Trabajadores, FNT, protestaron esta mañana frente a la Embajada de Estados Unidos por las declaraciones que brindó ayer el embajador de ese país, Robert Callahan.

Los manifestantes condenaron el "injerencismo yanqui" y con morteros y piedras en mano destruyeron tres luminarias de la embajada y algunos rótulos. Con pancartas de “Cahallan remember Sandino” los demandantes expresaron su apoyo a la posible reelección del presidente Daniel Ortega, quien recientemente fue habilitado de participar en las próximas elecciones nacionales.

Callahan, quien se asomó rápidamente en una de las puertas de entrada de la embajada, custodiada por 15 policías, fue abucheado, calificado de "non grato" e invitado a retirarse del país.

Desde primeras horas de esta mañana, universitarios de distintos centros de educación superior se presentaron en las afueras de la Asamblea Nacional demandando la no reducción del 6 % y el veto a la Ley Creadora del Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación, CNEA. Allí, el diputado sandinista Edwin Castro tomó el micrófono, pero tuvo que dejar de hablar porque fue golpeado en la cara con varias bolsas de agua.