• |
  • |
  • END

El periodista Luis Mora Sánchez murió la tarde de ayer, después de varias horas de agonía por el impacto de una viga de concreto que le cayó sobre el abdomen, cuando estaba reposando en una hamaca en la casa donde se trasladaría tan pronto estuviera terminada.

La casa donde ocurrió el accidente, ubicada en carretera hacia Masaya, se encontraba en construcción. Mora estaba pasando el fin de semana con su esposa, Aída López, y sus dos hijas menores, de cinco y tres años de edad.

Su hijo mayor, Eliécer Mora, comentó que el accidente ocurrió el viernes en la tarde. Fue trasladado al Hospital Bautista, donde fue intervenido quirúrgicamente dos veces en un intento por salvarlo, pero ayer al medio día expiró porque su corazón no aguantó más el dolor.

En los años 70 Mora trabajó como distribuidor del diario La Prensa, después fue nombrado corresponsal y luego pasó a la redacción central de ese diario, donde le correspondió la cobertura del Ministerio del Interior y de la Policía Nacional.

Perseguido político

Durante el primer gobierno del presidente Daniel Ortega, en los 80, fue perseguido, capturado y apresado por la Seguridad del Estado. Él mismo se consideró una víctima política.

Debido a esa situación se asiló en Costa Rica. Regresó a Nicaragua cuando ganó doña Violeta Barrios de Chamorro en el año 1990. Luego se convirtió en defensor de Arnoldo Alemán.

En otra etapa de su carrera periodística, llegó a ser subdirector del diario La Noticia. Fundó un programa llamado “Temas y debates” en el Canal 6, que luego continúo en el Canal 23, donde aún presentaba.

Desde hace dos años integró la fraternidad “Hombres de Negocio”, y desde ese entonces se había reconciliado con sus adversarios ideológicos, sin embargo, siempre continúo siendo crítico del gobierno de Ortega.

“Deja tranquilidad”

La periodista Lidia Hunter, con residencia en New York, envió un mensaje de condolencia donde expresa que su muerte ha dejado tristeza, “pero también cierta tranquilidad, no porque haya muerto, sino porque antes de irse hizo los cambios que consideraba necesarios para tratar de ser una persona mejor”, se lee en el escrito.

“Tengo la impresión de que murió reconciliado con todas las personas con las cuales tenía que hacerlo. Ojalá que esta tragedia nos haga reflexionar sobre nuestras vidas y nuestra labor de periodistas”, agrega Hunter.