•  |
  •  |
  • END

Los hijos del Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, viven en Costa Rica en una casa propiedad del jerarca del Consejo Supremo Electoral (CSE) nicaragüense, Roberto Rivas Reyes.

Se trata de Maurice y Laureano Ortega Murillo, quienes habitan una vivienda de la finca P-10A, en residencial Villa Real, ubicado en Santa Ana, nueve kilómetros al oeste de San José.

En noviembre de 2008 fue cuestionado por los partidos de oposición de su país, que lo acusaron de favorecer al Gobierno sandinista de Daniel Ortega, con 105 de 146 alcaldías que se disputaron en las elecciones municipales.

Hace dos semanas, tres horas después de que la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua abrió la puerta para la reelección continua del presidente Ortega, Rivas anunció que acataría la decisión.

El magistrado presidía el Consejo Supremo Electoral cuando Daniel Ortega triunfó en las elecciones presidenciales del 5 de noviembre de 2007.

Poco después de asumir el poder, Ortega nombró como embajador en Costa Rica a Harold Rivas, hermano del jerarca del CSE.

Ortega también designó a otro hermano del magistrado como director de una entidad estatal nica.

Estudiantes
Los hijos del presidente Ortega viven en Costa Rica desde 2007, cuando ingresaron a estudiar en la Universidad Véritas.

El 20 de diciembre de 2006, Maurice Ortega, de 24 años, tramitó ante el Ministerio de Educación Pública (MEP) la convalidación de su título de bachiller de secundaria.

En su solicitud, el joven detalló que su dirección sería “Escazú, Residencial Villa Real, 10 PA”.

Una gestión similar hizo el 24 de enero de 2007, su hermano, Laureano, de 27 años, quien señaló la misma dirección en Villa Real.

El número de teléfono que los hermanos Ortega dieron al MEP está domiciliado en Villa Real e inscrito a nombre de Roberto López, el inversionista colombiano que desarrolló el condominio Vista Hermosa en el 2002.

Los números de teléfono celular de Maurice y Laureano aparecen a nombre de Berta de la Peña Sánchez, una tica que asiste a Rivas en su despacho del órgano electoral.

Los hijos del presidente Ortega viajan con frecuencia entre Costa Rica y Nicaragua, casi siempre en vuelos comerciales.

Entre enero de 2007 y octubre de este año, Maurice Ortega registra 151 viajes, y su hermano, Laureano, 162, según datos de Migración y Extranjería.

Ambos viajan con pasaporte diplomático, y al llegar a Costa Rica señalan en las boletas del landing que su dirección prevista será Santa Ana.

La Nación intentó preguntarle a la primera dama, Rosario Murillo, por qué sus hijos viven en casa de Roberto Rivas. Pero ella no respondió a los correos electrónicos que se le enviaron.

Propiedades
Los primeros registros de la familia Rivas en el residencial Villa Real datan de 2004.

Las casas de su condominio ocupan un área de construcción de 2,441 metros cuadrados, en un lote de 3,514 metros cuadrados
El 29 de enero de 2005, Rivas y su esposa compraron a la firma Bolcomer S.A., otro lote en el mismo residencial, que inscribieron a favor de la sociedad Chibilú del Oeste.

Se trata del lote Q-13, con 1,514 metros cuadrados y ubicado en una ladera, en el extremo sureste de Villa Real, con vista a Escazú.

En la Municipalidad de Santa Ana, las casas de Rivas están valoradas en ¢225 millones y el lote Q-13, en ¢111 millones. No obstante, su precio real es mayor.

De acuerdo con varias oficinas de bienes raíces consultadas por La Nación, el valor actual de una casa en Villa Real oscila entre 0 y ,800 por metro cuadrado.

El precio de un lote varía entre 0 y 0 por metro cuadrado, según su ubicación.

Este medio intentó hablar con Roberto Rivas sobre sus propiedades y sus negocios aquí. Sin embargo, el vocero del CSE, Félix Navarrete, adujo que no era posible contactarlo.

Ayer se le llamó por teléfono a su casa en Villa Real. Una empleada informó de que el magistrado aún estaba en la cama y tomó el mensaje. Rivas no devolvió la llamada.

También se trató de hablar con Maurice y con Laureano Ortega, pero la misma empleada dijo: “Ellos no están. Cuando vienen avisan”.

Rivas preside sociedad dueña de cuatro viviendas en Santa Ana

Las casas que posee en Costa Rica el máximo jefe electoral nicaragüense, Roberto Rivas, no están inscritas a su nombre, sino que aparecen registradas a favor de cuatro sociedades anónimas distintas, cuyas acciones le pertenecen a la sociedad Chibilú del Oeste S.A.

El magistrado conformó esta sociedad el 21 de enero de 2005, según consta en el protocolo del abogado Efraín Carvajal Madrigal.

Los socios y apoderados generalísimos de Chibilú del Oeste S.A. son: Roberto Rivas, su esposa, Ileana Delgado Lacayo, y la hija de ambos, Stephanie Josephine.

El condominio Vista Hermosa, ubicado en la finca P10-A del residencial Villa Real, fue desarrollado por los empresarios Mario Schaechter Loewe, Roberto López Pérez y Ricardo Schaechter, en 2002.

El 13 de noviembre de 2001, la Municipalidad de Santa Ana les aprobó el permiso para construir.

En mayo y junio de 2001, los empresarios crearon cuatro sociedades: Vista Hermosa RL Uno S.A., Vista Hermosa JM Dos S.A., Vista Hermosa CD Tres S.A., y Complejo Habitacional Maridor S.A.

En julio de 2003, una vez construidas las viviendas, inscribieron cada una de ellas a nombre de dichas sociedades y constituyeron el Condominio Vista Hermosa S.A.

Posteriormente, Chibilú del Oeste S.A. adquirió las acciones de tres de las sociedades que conforman el condominio.

El 7 de febrero de 2008, el abogado Benjamín Gutiérrez Contreras protocolizó tres poderes otorgados a Ileana Delgado Lacayo, esposa de Rivas, y a Berta de la Peña, su asistente, para representar a tres de las viviendas de Vista Hermosa en la asamblea de condóminos del residencial Villa Real.

En estos poderes se detalla que el capital social de las sociedades dueñas de dichas viviendas le pertenece a Chibilú del Oeste.

La cuarta residencia —propiedad de Complejo Habitacional Maridor S.A.— la adquirió la familia Rivas el 14 de octubre de 2008, mediante un traspaso de acciones por parte de sus antiguos dueños: Mario Schaechter y Dorothy Gruenwursel.

Quejas
En los últimos dos años, la administración de Villa Real ha llamado la atención en varias ocasiones al magistrado Roberto Rivas y a su asistente, Berta de La Peña, debido a que los habitantes de Vista Hermosa parquean sus vehículos en la calle, fuera del condominio, algo que no está permitido.

En una carta que Catalina Castro, supervisora del condominio, le envió a Rivas el 19 de junio de 2007, le advierte de “algunas situaciones que incomodan a los vecinos del sector”, y le señala que “las áreas verdes se están viendo dañadas por las llantas de los vehículos”.

ronnyrojas@nacion.com