•  |
  •  |
  • END

La Policía dio su propia versión de lo que sucedió en varios escenarios y con varias patrullas en León al detener un vehículo donde viajaban tres miembros del Movimiento Autónomo de Mujeres, comenzando en un retén, ubicado en la salida de Poneloya.

La nota de prensa señala que “al inspeccionar el vehículo… tres mujeres (Patricia Orozco, Ana Eveling Orozco y Lorna Norori) que viajaban como pasajeras, sin identificarse, comenzaron a vociferar e impedir la actuación policial, aduciendo que era ilegal”.

Lo extraño de la actuación policial es que los oficiales permitieron que el conductor del taxi y las pasajeras se fueran del lugar, sin haber sido requisadas, y según la comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de esa institución, al primero ya le habían regresado sus documentos, aun cuando los agentes no habían revisado las maletas.

“Primero las detuvieron un policía voluntario y otro de Tránsito, pero imagino que por la violencia las dejaron, y ese hombre (el taxista) no se hubiera ido del lugar si no le hubieran dado sus documentos”, aseveró Reyes.

Motorizado las sigue

Según la explicación policial, las denunciantes fueron retenidas una vez más en la entrada a la ciudad de León por una patrulla motorizada, pero éstas hicieron caso omiso a la señal de detención, por lo que fueron seguidas por las autoridades policiales.

Las patrulla motorizada le habría dado alcance al vehículo en el sector de El Rastro ½ cuadra al sur, donde las tres mujeres se habrían negado una vez más a identificarse y a ser trasladadas a la delegación policial.

Luego, al lugar se hizo presente otra patrulla motorizada al mando del suboficial Julio César Díaz, quien persuade a las mujeres para que se identifiquen y que se trasladen a la delegación para aclarar la situación, pero éstas responden con agresividad, improperios y bajo un estado de alteración excesiva, continúa explicando la Policía.

Las señalan de victimarias

La Policía asegura que envió al lugar una nueva patrulla, al mando del teniente Humberto Fajardo, quien llevó a las mujeres a la delegación policial.

“Al momento de intentar montarlas a la patrulla, las mujeres oponen resistencia activa, forcejean con los policías, una de ellas toma de la camisa con violencia al teniente Fajardo, desprendiéndole dos botones y rompiéndole parte de la solapa, y le ocasiona mordiscos y arañazos, hasta que se logra reducir a una de ellas colocándole las esposas y trasladándola a la delegación”, indica la información policial.

La comunicación policial refiere que las mujeres fueron dejadas en libertad por decisión de la Jefatura Nacional, luego que éstas se comunicaran vía telefónica.

Justifican accionar policial

La Policía Nacional justificó el accionar policial, basada en lo que le permite la ley y el Código Procesal Penal, como el registro de vehículos, el requerimiento de la identificación por parte de los oficiales hacia los pobladores, y la sanción contra ciudadanos que obstruyan la labor de los agentes del orden.

Las autoridades policiales, entre otros argumentos, justificaron la acción policial porque en ese momento se estaba desarrollando un plan especial por la llegada del presidente Daniel Ortega a ese departamento.

También porque el vehículo en que se movilizaban las denunciantes llevaba placas de Managua, que según la Policía, no es algo normal, además, que los oficiales no tienen la obligación de conocer a las personas con quienes se confrontan.

Finalmente, la comisionada Reyes dijo que la institución se reserva el derecho de tomar acciones legales en contra de las mujeres que habrían agredido a los oficiales de León.