José Leonel Mendoza
  •   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • END

Cegado por los celos y por la negativa de la nicaragüense Damaris Alvarado Álvarez, de 20 años, de que regresara a su lado, el compatriota Ernesto Aragón Guido, de 34 años, la asesinó brutalmente a martillazos.

El hecho sangriento ocurrió en el barrio Los Ángeles de San Pedro, Pérez Zeledón, en la vivienda de la tía de la hoy occisa. Las investigaciones preliminares indican que Aragón, aparentemente en estado de ebriedad, llegó de forma agresiva, expresando que la mataría.

La tomó por la fuerza, y con martillo en mano, la introdujo a un cuarto donde cumplió su fatal promesa. Ella ya no salió con vida, pues el encolerizado agresor la golpeó con la herramienta hasta dejarle el cráneo desfigurado.

La tía no pudo auxiliarla ante la brutal agresión, y más bien salió de la casa con dos niñas que fueron también testigos de la tragedia, una de ellas era hija de la infortunada mujer.

A pesar de que los vecinos reportaron el hecho, cuando llegó la Cruz Roja nada pudo hacer para salvarle la vida, ya que las lesiones en la frente y la parte posterior de la cabeza eran mortales.

La tía de la víctima declaró que la pareja venía teniendo problemas, porque Aragón era muy celoso y la golpeaba, y por eso ella optó por irse a la casa después de una relación de cuatro meses, tiempo durante el cual las amenazas de muerte no faltaron para que Alvarado regresara con él.

Tras el sangriento hecho, Aragón Guido huyó de la zona, pero ya fue capturado.