elnuevodiario.com.ni
  •   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La pobreza y la inseguridad se han convertido en dos de los flagelos más difíciles de vencer para el actual gobierno de Costa Rica, presidido por Oscar Arias, según reveló el decimoquinto informe "Estado de la Nación en desarrollo sostenible", divulgado este martes a la prensa. Según el análisis de la situación del país en 2008 y en lo que va de año, el informe concluye que la pobreza golpea a los sectores más vulnerables, mientras la inseguridad ataca sin discriminar rango social.

La tasa de pobreza registró 18,5% a finales de octubre, un punto porcentual mayor al 17,7% del año anterior, lo que refleja que las medidas gubernamentales para combatirla han sido insuficientes y no alcanzan a los sectores más afectados, dijeron los autores. "En el 2008 el número de hogares en situación de pobreza aumentó en casi 19.000 y en pobreza extrema el incremento fue de poco más de 7.000 hogares", subrayó el informe oficial.

No obstante, resalta los esfuerzos de la administración Arias por entregar un monto mensual cercano a los 100 dólares a personas desposeídas mayores de 65 años y bajo el régimen no contributivo de pensiones, que ha mitigado en parte la pobreza. En relación con la inseguridad, el informe señala que hubo "un alarmante retroceso en inseguridad ciudadana", uno de los problemas que más agobian a la sociedad costarricense.

El estudio es un programa anual a cargo de la Defensaría de los Habitantes y del Consejo Nacional de Rectores de las universidades estatales, enfocado en áreas como desarrollo humano, eduación, pobreza, economía y democracia entre otros. Precisó que los hogares que reportaron casos de victimización se elevaron casi en 100% entre 1997 y 2008, cuando pasaron de 15% a 28%. En ese rubro, la denominada clase alta fue la más afectada con 47% de los casos registrados.

Avances
En el capítulo denominado "avances", el informe destacó el nombramiento de Costa Rica como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, su acercamiento con los mercados asiáticos, especialmente el reforzamiento de sus relaciones políticas y económicas con China.

Otro avance es que, pese a los descensos en el crecimiento económico, se mantuvo la inversión social en programas alimentarios en escuelas y colegios, además de becas para estudiantes que frenaron las tasas de deserción. Paralelamente, recordó que Costa Rica recibió fuertes impactos de la crisis financiera internacional, que provocó la salida de empresas que dejaron desempleo y más pobreza.