•  |
  •  |
  • END

La Asamblea Nacional aprobó ayer por unanimidad una resolución soberana que establece la no generación de deuda pública que tenga su origen en la cooperación venezolana.

Esta resolución, que para la oposición es una preservación ante futuros reclamos una vez que Chávez y Ortega dejen de ser presidentes de sus respectivos países, fue aprobada con alborozo por los diputados oficialistas, ya que así se legaliza un Estado paralelo que permite a Ortega seguir manejando sin objeción alguna, todos los recursos que vengan de Venezuela, sobre todo la parte de la factura petrolera que no se paga, y queda como préstamo a largo plazo, dijeron analistas políticos y economistas a END.

“Con esos fondos se alimentan los proyectos privados de la familia gobernante, la financiera Caruna, los llamados proyectos sociales, cuyos resultados en la dinámica productiva no se ven por ningún lado, y, por sobre todas las cosas, el gigantesco aparato de propaganda y clientelismo político en la figura del Presidente y de su círculo más cercano”, agregaron nuestras fuentes.

Además, anarquía

“Con todo y esa privatización de la cooperación venezolana, la anarquía que se siembra entre los dos Estados y sus respectivas economías, es de tal magnitud, que el grueso de los fondos parte de una sociedad en que el Estado nicaragüense tiene el 49% de las acciones, y en cuya dirección aparece el mismo personaje como representante del Estado y tesorero del partido, y del otro el secretario general de ese partido y Presidente de la República”, siguieron explicando las fuentes.

Un ejemplo claro

Daniel Ortega anunció un préstamo de Albanisa --sociedad entre los estados de Nicaragua y Venezuela-- para que no suba la tarifa de energía en los próximos cinco meses.

El dinero del préstamo se origina en la cuota de la factura petrolera que no paga Nicaragua y que se privatiza para el manejo directo del Presidente de la República.

El mandatario le hace un préstamo al Estado que preside para pagarle a la distribuidora de energía, y ese préstamo será reembolsado por los usuarios a partir de mayo del próximo año.

Resultado, “el Presidente se garantiza no tener por cinco meses una presión social más. Le perdona la vida a los usuarios no cobrando intereses por el préstamo, pero a partir de mayo habrá que pagarlo factura por factura, para que Albanisa pueda seguir contando sin mengua alguna, con los recursos para los fines personales y políticos de la familia gobernante”, finalizaron diciendo los expertos consultados.

La resolución

La resolución, en su artículo uno, establece claramente que la cooperación venezolana, en todas sus modalidades, no constituye ninguna obligación de deuda para el Estado de Nicaragua; mientras que en el artículo dos se señala la necesidad de poner en conocimiento de lo resuelto al gobierno de Venezuela y a los diputados del congreso venezolano “para lo que convenga”.

En la resolución también se deja establecida la necesidad de “transparentar” en el futuro, la cooperación que ingrese al país. Para el jefe de bancada del Frente Sandinista, Edwin Castro Rivera, la resolución es “como llover sobre mojado, pues, el presidente Daniel Ortega ha dejado claro en reiteradas ocasiones que la cooperación venezolana no constituye ningún compromiso para el Estado de Nicaragua”.

Hablan hasta de lavado

El diputado del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y vicepresidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto del Parlamento, Freddy Torres, expresó que el uso discrecional que el gobierno da a la ayuda venezolana, se presta a muchas suspicacias e incluso, señaló la posibilidad de un lavado de dinero.

Según Torres, en 2009 se calcula que Nicaragua recibió, vía ayuda petrolera de Venezuela, al menos 150 millones de dólares --aunque otros calculan una cifra muy superior a esa--, y recordó que el presidente Ortega ha señalado que esa ayuda está dirigida a resolver los problemas “más sentidos” de la población. “Yo quisiera saber si alguien ha visto esos 150 millones de dólares reflejados en algún proyecto social trascendente”, preguntó Torres.

El diputado liberal Francisco Aguirre Sacasa coincidió en que toda aquella cooperación o convenio de préstamo que no es ratificado por el Parlamento, no constituye deuda pública, sin embargo, defendió la resolución, alegando la necesidad de que esa situación también le quede clara a las autoridades venezolanas, las que recibirán una copia del documento aprobado por 82 diputados y nueve que, estando presentes, y al no votar en ningún sentido, se suman automáticamente a la mayoría.

Navarro habla de 600 millones de dólares

Por su parte, el primer secretario del Parlamento, Wilfredo Navarro, dijo que unos 600 millones dólares son los que Nicaragua ha recibido desde 2007 a la fecha en concepto de ayuda venezolana, sin que se tenga certeza del destino, uso o manejo de esos recursos por parte del gobierno.

“Esto demuestra que si realmente esos 600 millones se hubieran reflejado en el presupuesto no tuviéramos estos problemas que tenemos en estos momentos”, expresó.

Navarro recordó que la iniciativa de resolución tiene su origen en una conversación que tuvo el año pasado con el presidente de la Comisión Económica del Parlamento venezolano, en la cual le dijo textualmente “que no hay almuerzo gratis”, en alusión a la cooperación que su país estaba enviando a Nicaragua.

Confirman pago de préstamo

Los 20 millones de dólares que serán prestados de los fondos ALBA que maneja el presidente Daniel Ortega para el “congelamiento de la tarifa” del servicio de energía eléctrica por seis meses, serán pagados por los usuarios antes que finalice el próximo año, confirmaron fuentes del sector energético.

Explicaron que se trata de un préstamo de poco más de 20 millones de dólares, tal como anunciara Ortega el fin de semana, los que serán desembolsados antes que finalice 2009 para paliar cualquier desbalance de capital que tenga el sector energético hasta abril de 2010.

“El primer desembolso sería de unos ocho millones (de dólares), y serían entregados de inmediato para cubrir hasta diciembre”, indicaron las fuentes.

Y es que existen varias propuestas de cómo pagar este préstamo el próximo año, según dijeron, pero, la más aceptada “es que a partir de mayo los usuarios comiencen a pagarlo de poquito en poquito, agregando esos poquitos a las alzas que se registren en este período de 2010”.

Explicaron que el gabinete de Ortega tiene orden de entregar el dinero completo a más tardar en febrero próximo, pero, a cambio, están pidiendo que sea recuperado no más allá de diciembre de 2010.


(Con la colaboración de Oliver Gómez)