•  |
  •  |
  • END

Vicente de la Cruz Padilla Ordóñez se encuentra estable y fuera de peligro, luego que la tarde de ayer recibiera un impacto de bala en su pierna derecha cuando se encontraba realizando disparos de tiro al blanco.

La comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía, explicó que el lanzador de los Dodgers de Los Ángeles recibió accidentalmente el balazo por parte de su guardaespaldas, mencionado sólo con el apellido Velásquez, cuando éste trataba de “desenconchar” el arma que usaba el pelotero.

“Mientras Padilla realizaba sus prácticas de tiro al blanco en el polígono se le enconchó el arma, y su guardaespaldas manipuló el arma intentando desenconcharla, pero en la recámara había un proyectil, y al detonarla se produjo el disparo”, relató Reyes.

Arma era del pelotero

La jefa policial no pudo determinar el tipo de arma que usó el pelotero, pero sí aseveró que ésta le pertenecía.

El hecho ocurrió a las dos de la tarde de ayer, cuando el big leaguer llegó al polígono El Especialista, en el kilómetro 22 de la carretera a Masaya en compañía de su guardaespaldas.

Luego de recibir el impacto de bala, Padilla fue trasladado de emergencia al Hospital Metropolitano Vivian Pellas, HMVP, donde fue atendido y dado de alta a las cuatro de la tarde de ayer.

La noticia de que Padilla ingresó al HMVP, fue confirmada por Eduardo Reguera, Gerente de Relaciones Públicas del centro asistencial, quien informó a los medios de comunicación que el lanzador chinandegano ingresó y salió por sus propios medios.

“No puedo dar ningún diagnóstico, ni ningún tipo de información respecto de su estado de salud, simplemente me limito a decirle que sí estuvo en el hospital y se retiró por sus propios medios”, reiteró Reguera.

En su finca

El asesor legal de Padilla, Roberto Calderón, dijo que la bala sólo rozó la pierna del jugador de béisbol y que está fuera de peligro.

Rufino Martínez, representante del equipo de fútbol que lleva las iniciales del big leaguer VCP, afirmó que el pelotero ayer se encontraba reposando en su finca La Yeguada, ubicada entre el balneario Montelimar y el municipio de Villa El Carmen.